Michel-Jean Sedaine

Nació el 4 de julio de 1719 en París, donde murió el 17 de mayo de 1797. Cuando niño trasladóse, con sus padres y hermanos, a Berry. A la prematura muerte del progenitor regresó a la capital, y, para mantener a los suyos, trabajó como cantero en el taller del arquitecto Buron, quien más tarde empezó a enseñarle su arte. Mientras tanto, Sedaine cultivó su afición a las letras y en particular, al teatro, y adquirió una cultura bastante considerable, pero irregu­lar. En 1745 escribió un «vaudeville», La tentation de Saint-Antoine, y un libro de versos, Épitre à mon habit. De 1750 son un poema didáctico sobre el Vaudeville y Poé­sies fugitives, y de 1756 Le diable à quatre, libreto de «opera comique» al que puso música Philidor, para quien escribió también tres años después Biaise le savetier. Obtu­vo un gran éxito Rose et Calas, de 1763, con música de Monsigny.

La comedia El filósofo sin saberlo (1765, v.) entusiasmó a Diderot. Una vez entregado a Monsigny el libreto de Aline reine de Golconde (1766) obtuvo otro éxito con una nueva comedia, La gaguere imprévue (1768), que, junto con Le philosophe sans le savoir, ha permanecido en el repertorio de la Comédie Française; am­bas obras son consideradas el mejor ejemplo del «género serio» con el que Diderot situara a los nuevos personajes teatrales exacta­mente entre la comedia y la tragedia, o sea en la condición habitual del hombre. Nues­tro autor intentó asimismo el drama histó­rico; sin embargo, ni Raymond V, comte de Toulouse ni Maillard ou Paris sauvé (1772) llegaron nunca a la escena. Escribió, ade­más, otros tres libretos a los que puso mú­sica Grétry : Ricardo Corazón de León (1784, v.), Amphitryon (v. Anfitrión) y Aucassin et Nicolette (1788). En 1786 ingresó en la Academia Francesa.

I. Ripamonti