María Marcovich

Nació en Ekaterinovka el 1.° de diciembre de 1837 y murió el 10 de agosto de 1907 en su propiedad cercana a Nal’chik (Cáucaso). Se la conoce bajo el seudónimo de Marko Vovchok. Pertenecien­te a una familia noble ruso-polaca (su ape­llido de soltera fue Vilynska), quedó huér­fana todavía muy joven, y luego, recibida la primera formación en casa de una tía suya de Orel, estudió posteriormente en Charkiv, en un instituto privado. En 1851 contrajo matrimonio con el ucraniano Opanas Markovich, hombre de gran cultura e ideas liberales y sincero patriota, el cual contribuyó notablemente a la creación de la personalidad artística de su esposa (en cierto momento llegóse incluso a creer que era él mismo quien se escondía bajo el seu­dónimo de Marko Vovchok). De su ma­rido aprendió también Maria el ucraniano (conocía ya a la perfección seis idiomas), que acabó dominando tan a fondo como para ser considerada uno de los mayores estilis­tas de la literatura de Ucrania.

Empezó a escribir en 1856, y al cabo de poco tiempo alcanzaba ya la celebridad. Luego de una permanencia de cuatro meses en San Petersburgo, donde conoció a Suevchenko y trabó amistad con Ivan Turguenev, dirigió­se a Dresde y, más tarde, a París; allí vivió algunos años. A la muerte de su esposo (1867) dejó de escribir en ucraniano y de­dicóse al periodismo y a las traducciones en ruso. Finalmente se casó con el propie­tario Lobach-Juchenko y establecióse en el Cáucaso, donde permaneció hasta el fin de sus días. Las Narraciones populares [Narodni opovidannja] de Marcovich supusieron un gran avance en el desarrollo de la litera­tura de Ucrania; inspirados en la dolorosa suerte de las clases oprimidas primeramente por la servidumbre de la gleba y luego por el orden social zarista (nuestra autora fue llamada la «Beecher Stowe ucraniana»), dichos relatos son el fruto de «una armo­niosa unión del pensamiento consciente con un talento de grandes alcances» (S. Jefremov). Elogiados por el célebre crítico ruso Dobroliubov, fueron traducidos a muchos idiomas; la traducción rusa es obra de Ivan Turguenev. Entre las narraciones de mayor mérito cabe mencionar Hermana [Sestrá), Tardona [Ledashchycia] y Marusia (v.).

M. Lipovetzka