Marcel Prévost

Nació en París el 1.° de mayo de 1862 y murió en Vienne el 8 de abril de 1941. Habiéndose diplomado en la École Polytechnique, ejerció durante algún tiem­po la profesión de ingeniero, abandonada en 1890, cuando sus ingresos como escritor le permitieron vivir de un modo indepen­diente. La parte más afortunada y caracte­rística de la producción de Prévost se coloca, en la historia de la novela francesa de finales del XIX, bajo el patrocinio de la reacción contra la novela naturalista y de un agudo interés por los misterios del alma femenina. La orientación antinaturalista, después de las muestras, todavía inseguras, de sus pri­meras novelas, Le scorpion (1887), Chonchette (1888), Mademoiselle Jauffre (1889), aparece visible en la producción posterior a 1890: Cousine Laura (1890), La confession d’un amant (1891).

L’automne d’une femme (1893) y Las «demi-vierges» (1894, v., adap­tación teatral en 1895), la última de las cuales alcanzó un clamoroso éxito, también de escándalo. La curiosa y excitante inves­tigación del alma femenina existía ya en Cartas de mujeres (1892, v.) y aparecerá después en otras novelas, como Notre com­pagne (1895), Jardin secret (1897), Derniè­res lettres de femmes (1897) y L’heureux ménage (1900). Después, bajo la influencia del cambio de ideas y de gustos sobrevenido al público y a la cultura literaria, el inte­rés de Prévost por el alma femenina adoptó otro tono y otra finalidad en el breve ciclo de las «Vierges fortes», que comprende las dos novelas Frédérique (1900) y Léa (1900) seguidas a escasa distancia por Lettres à Françoise (1902) y a la misma finalidad van dirigidas las novelas del último período, como La Princesse d’Erminge (1905), Uac­cordeur aveugle (1905), Pierre et Therèse (1909), Féminités (1912), Les anges gardiens (1913), L’adjudant Benoît (1916), Les Don Juanes (1922), Nouvelles lettres à Françoise (1924), L’homme vierge (1930), etc. En 1930, Prévost sucedió a V. Sardou en el sillon de la Académie Française.

M. Pasquali