Manuel de Araujo Portoalegre

Nació en Río Grande do Sul en 1806 y murió en Lis­boa en 1879. Con Domingos José Gonçalves de Magalhaes (v.) y Antonio Gonçalves Dias (v.) fue Uno de los promotores del Roman­ticismo en el Brasil, aunque el valor de su poesía sea más bien escaso. Asistió a la Es­cuela de Bellas Artes de Río de Janeiro, fundada por artistas franceses, y marchó a París en 1831, donde trabó amistad con Almeida Garret (v.), entonces desterrado en Francia. Tomó parte en la defensa del Hemani (v.) de Víctor Hugo, colaboró en la revista brasileña Niteroi, fundada y diri­gida allí por Gonçalves de Magalhaes e ini­ció la publicación de sus poesías.

En 1836 publicó el poema A voz de naturaleza, es­crito en Nápoles el año anterior, y en 1863 reunió las demás poesías dispensas en el vo­lumen Brasilianos (contiene La destrucción de las selvas y El jorobado). Tuvo gran in­terés por las artes en general, y especial­mente por la pintura y la arquitectura, y compuso dramas, entre otros Angélica é Firmino y Statua amazónica, y comedias (La espía de Bonaparte, El taimado zapa­tero, El dinero es salud y Los Judas). Cul­tivó la épica en el poema Colón (v.), de 1866. Ya de edad avanzada entró en la ca­rrera consular y representó a su país en Berlín y más tarde en Lisboa, donde le sor­prendió la muerte.

L. Panarese