Leopoldo, conde Cicognara

Nació en Fe­rrara el 26 de noviembre de 1767, Murió en Venecia el 5 de marzo de 1834. Singular figu­ra de intelectual italiano de la época napoleónica, reunió en sí dotes de hombre estu­dioso de la historia del arte y de político.

De familia noble y dotado de refinada edu­cación, marcha muy joven a Roma a estu­diar dibujo, y en el ambiente antibarroco de la Roma de su tiempo, impregnado de las nuevas ideas de Winckelmann, desahoga su espíritu inquieto abrazando la estética revo­lucionaria del neoclasicismo.

Habiendo tra­bado amistad con Canova, no tardó C. en acoger también las nuevas ideas que en el campo político llegaban desde Francia, aun­que la noticia de la ejecución de Luis XVI le impresionó desagradablemente. Partidario sincero y entusiasta del régimen napoleó­nico, liberal e innovador y al mismo tiempo autoritario y realista, trató de interesar a las clases cultas italianas en el ideal mítico del clasicismo.

Primero en la República Ci­salpina y después en el reino de Italia, des­empeñó elevados cargos civiles y políticos, asumiendo también la presidencia de la re­cién constituida Academia de Bellas Artes de Venecia, hasta que en 1815, habiéndose derrumbado el régimen napoleónico, se re­tira C. de la vida pública.

En los años que siguieron atendió a sus preciosas coleccio­nes de objetos de arte y a la terminación de su importante obra, la Historia de la escultura desde su resurgimiento en Italia hasta el siglo de Napoleón (v.), publicada en tres volúmenes de 1813 a 1818.

G. Arneri