Klabund

Seudónimo de Alfred Henschke, que nació en Crossen del Oder el 4 de octubre de 1890 y murió en Davos el 14 de agosto de 1928. Hijo de un farmacéutico, sintióse pron­to atraído por la Literatura y las Ciencias naturales. Se graduó en Filosofía en Ber­lín, y dedicóse a la actividad literaria; des­cubierto por el crítico Alfred Kerr, quien le acogió entre los colaboradores de la re­vista Pan, frecuentó los ambientes de los literatos de vanguardia, y se hizo pronto famoso con el seudónimo, procedente de un personaje de una de sus primeras obras, Kla-maud Vaga-bund, especie de pícaro. Durante el primer conflicto bélico mundial asumió una actitud pacifista y vivió en Sui­za, debido también a la necesidad de largas permanencias en sanatorios de montaña a causa de la tuberculosis, que le llevó pre­cozmente a la tumba.

Contrajo matrimonio dos veces, y tras la muerte de su primera esposa, la Irene de un tomo de poesías impreso en 1917 (evidente alusión al signifi­cado griego del nombre Irene, la paz), es­cribió la más hermosa de sus composiciones poéticas, Lamento fúnebre [Totenklage]. Fue un representante del movimiento expresionista, y compuso unos treinta volú­menes de obras líricas, narraciones y nove­las de ardiente inspiración sensual, como, por ejemplo, Borgia (1928). Sin embargo, debe su principal notoriedad a su carácter de divulgador de las literaturas orientales: conoció muchas lenguas, y publicó versio­nes (no siempre, empero, directas) de poe­sías chinas, japonesas, indias, persas y tur­cas. Sus ensayos de crítica, entre los cuales cabe citar La poesía alemana y extranjera desde sus orígenes hasta hoy (v.), son sim­ples trabajos de divulgación.

V. M. Villa