José Gautier Benitez

Poeta puerto­rriqueño n. en Caguas en 1851, murió en 1880, hijo de la poetisa Alejandrina Benítez de Gautier (1819-1879). Pasó dos años en la Academia Militar de Toledo (España), don­de se graduó de subteniente de Infantería, pero la añoranza de su país natal lo llevó a abandonar sus estudios. De todos modos, la estancia en España produjo en su alma profunda impresión. Los poemas «Ausen­cia» y «Regreso» reflejan líricamente estos acontecimientos de su vida.

Cultivó el pe­riodismo (El Progreso, Revista Puertorri­queña, que fundó con Manuel Elzaburu), pero su prosa continúa dispersa; de todos modos, tenemos una excelente impresión de sus Cuadros Sociales, serie de artículos que firmó con el seudónimo «Gustavo» y en los que hacía una crítica severa del ambiente colonial. Se ganó la vida como oficinista y acabó consumido por la tuberculosis pul­monar muy joven, como si el destino se empeñara en que siguiera el poeta el ca­mino de su modelo literario: Gustavo Adol­fo Bécquer.

Gautier Benitez. es el más ilustre posro­mántico de su país y llega a alturas de ver­dadera exaltación romántica en cantos como el dedicado «A Puerto Rico» y en el poema «La barca». Otros poemas suyos cuyos títu­los indican los diversos aspectos de su temá­tica lírica son: «Insomnio», «Mi flor de un día», «Dios», etc. Tradujo a través del fran­cés algunos poemas del húngaro Sandor Petófi y del polaco Adán Mickiewitz. El poe­ta puertorriqueño de la ternura y de la tristeza es una de las más delicadas figu­ras líricas del Parnaso puertorriqueño.

J. Sapiña