Jean-Pierre Claris de Florian

Nació en el castillo de Florian, cerca de Sauve (Gard), el 6 de marzo de 1755, y murió en Sceaux el 13 de septiembre de 1794. Fue sobrino de Voltaire, quien le llamaba Florianet, y, tras una infancia vivida libremente en contacto con la naturaleza, ingresó primero al servicio del duque de Penthiévre en calidad de paje y luego en la escuela mi­litar de Bapaume, de la cual salió oficial de caballería.

Sin embargo, pronto abandonó la espada en favor de la pluma y se retiró a los castillos de Anet y Sceaux, junto a su protector. En 1780 la Academia premió su primera obra: Le serf du Mont-Jura. En 1782 compuso la comedia Les deux billets, a la que siguieron otras producciones teatrales. Un año después apareció Galatée, Román pastoral imité de Cervantes (v. La Galatea), que obtuvo un gran éxito; a esta misma fecha pertenecen Seis narracio­nes (v.). En 1784 publicó Arlequinadas (v.), en tres tomos, y en 1787, Estella (V.), con­siderada su obra maestra como prosista.

El espíritu idílico de ésta reaparece en los breves poemas bíblicos Ruth y Tobie. Com­puso también dos novelas de tema histórico. Numa Pompilius (1786) y Gonzalve de Cordoue (1791), y realizó una buena traduc­ción del Quijote. En 1788 ingresó en la Aca­demia. Detenido como sospechoso durante el Terror, la revolución de Termidor salvó su vida.

La celebridad de Florian queda particu­larmente vinculada a las Fábulas (1792, v.), que fue puliendo a lo largo de gran parte de su vida; aunque pudiese aparecer excesivamente audaz esta elección de género después del magisterio de La Fontaine, la delicadeza, la maliciosa y brillante sensi­bilidad casi volteriana y el ambiente de vago humanitarismo propio de Rousseau le valieron un vivo éxito entre los contemporáneos. En Mémoires d’un jeune Espagnol, Florian presenta una autobiografía, más bien condescendiente, de sus años juveniles.

P. Raimondi