Janus Pannonius

(Nombre latino de Juan Csezmicei). Nació en las cercanías de Eszek (Ossiek, en Croacia) el 29 de agosto de 1434 y murió junto a Zafreb el 27 de marzo de 1472; es el más importante poeta latino del humanismo húngaro. A los trece años fue enviado por su tío materno, el huma­nista Juan Vitez, obispo de Varad, a la famosa escuela ferraresa de Guarino da Verona, donde pasó siete años. Su ta­lento poético, revelado precozmente en composiciones satíricas, epigramas, epitala­mios (Carmen ad Ludovicum Gonzagam principem Mantuanum) y panegíricos (Panegyricus in Renatum, a Renato de Anjou; Silva Panegyrica ad Guarinum Veronensem praeceptorem suum), de espléndida perfec­ción formal, pronto lo hizo conocido y ad­mirado. En 1454, tras una breve estancia en Hungría, continuó en la Universidad de Padua sus estudios de Derecho canónico, que no lo distrajeron, sin embargo, de sus actividades poéticas; a este período perte­nece la Laus Andreae Mantegnae pictoris Patavini.

Alcanzada la licenciatura, regresó en 1485 a su patria, y cuando apenas tenía veinticinco años fue nombrado obispo de Pees (Cinco iglesias). Las condiciones cul­turales del país, la vida de corte y su co­laboración en la cancillería real eran poco favorables a los sueños poéticos de G., que pensaba con nostalgia en Italia, su patria espiritual. La volvió a ver, pero una sola vez, en 1465, cuando Matías Corvino lo envió como embajador a Roma para soli­citar la ayuda de Paulo II contra los tur­cos. Fue precisamente después de este viaje cuando su arte adquiere un carácter más íntimo y personal y también más vinculado a su tierra. Su delicada salud y los aconte­cimientos políticos agostaron prematuramente sus fuerzas creadoras. Envuelto en una conjuración contra el régimen autocrà­tico de Corvino, hubo de abandonar Buda para eludir la venganza del rey, y como no estaba dispuesto a pedir perdón, no pudo abandonar ya su escondite, la fortaleza de Mevde. donde murió. Además de las obras ya citadas, recordemos el poema Competi­ción de los vientos (v.), publicado en Viena en 1567.

E. Vàrady