Jacopo Passavanti

Nació en Florencia, hijo de Banco Passavanti y de Francesca de Tornaquinci, hacia el año 1302; murió en 1357. La exigua crónica de su biografía, compilada por una endeble y, sin embargo, laboriosa tradición crítica, solamente se re­fiere a la toma del hábito de Santo Do­mingo en el célebre convento de Santa María Nueva alrededor del año 1317; a su estancia como estudiante en las escuelas teológicas de París de 1330 a 1333 aproxi­madamente; a la enseñanza de teología hasta 1340; a la designación, en aquel mis­mo año, de predicador en el convento de Santa María Nueva; al cargo de prior en varios conventos como Pistoia, San Miniato al Tedesco, Florencia; a la noticia del in­cremento dado a la biblioteca del convento y a la construcción de la iglesia; al nom­bramiento de vicario general de la diócesis florentina; al testimonio de varios cargos importantes que se le confiaron en el seno de la Orden y a su actividad como conse­jero ejercida cerca de eminentes ciuda­danos.

Un breve resumen de poco signifi­cativas noticias, que sugiere, sin embargo, la imagen de una vida de hombre de estu­dio y de hombre de acción, de literato y de técnico experto en la vida práctica, una imagen que contrasta con la que se des­prende de su obra, Espejo de verdadera pe­nitencia (v.), estremecedora y fantástica y con esfumadas perspectivas ultraterrenas de pavor y misterio.

G. Getto