Jacopo Angelo Nelli

Nació en Siena en 1673 y murió el 21 de enero de 1767. Sacerdote y árcade, dedicado precozmente a las letras, vivió largo tiempo en Roma; pero también fue preceptor en la casa Strozzi de Floren­cia. Amigo de literatos como Sergardi, Forteguerri, Fontanini, Gigli (que, sin embargo, atacó en Scivolata), tomó, como estos últi­mos, una postura contra la gazmoñería y el jesuitismo. Pasó los últimos años de su vida en Castellina del Chianti. Escribió una gra­mática italiana y versos jocosos, pero su fama está fundada en las comedias que le colocan en posición preeminente entre los pregoldonianos. No es fácil establecer la cronología de sus comedias: su publicación fue parcial.

Nelli reunió, en efecto, quince de las muchas que escribió y las reagrupó en cinco volúmenes, aparecidos respectiva­mente en Lucca en 1731 (La criada dueña [v.], que es la más antigua, 1709; La moglie in calzoni; I vecchi rivali); en Siena, en 1751 (La serve al forno, Il geloso in gabbia, Gli allievi di vedove); en 1755 (Suegra y nuera [v.], El que se atormenta a sí mismo [v.], El forastero en su patria [v-] ) ; en 1756 (La dottoressa preziosa, Il geloso disinvolto, L’amante per disprezzo) ; en 1758 (H viluppo, Il faccendone, Ûastratto). Nelli se ciñe mucho al teatro francés, y especial­mente al de Molière; también suele com­binar en algunas de sus comedias persona­jes, episodios, escenas tomadas de obras ajenas. A menudo sometió sus piezas a su­cesivas revisiones, para adaptarlas a dife­rentes públicos (de adultos o de jóvenes, de academias o de colegios), en los que eran de vez en cuando representadas.

Nelli tenía presente, en efecto, una finalidad mo­ral, aunque no siempre encontró los me­dios más adecuados para conseguirla. Vaci­lante entre las intrigas de la Commedia dell’Arte y el análisis de caracteres, típico de la comedia francesa, Nelli tuvo su mejor virtud en la lozanía y agilidad de los diá­logos, en los que intercalaba, para darles mayor realismo, fragmentos en dialecto o en idiomas extranjeros. La serva padrona, que había de ofrecer después el punto de partida para la obra maestra de Pergolesi. Il tormentador di se stesso, inspirado en el latino Terencio, constituyó una interesante tentativa de comedia de carácter. Pero la obra maestra de Nelli continúa siendo La suocera e la nuora, en la que se inspiró Goldoni para La famiglia dell’antiquario. Y no fue éste el único caso de influencia ejer­cida por Nelli sobre Goldoni. Desde tal punto de vista, su obra reviste gran importancia histórica.

G. C. Castello