Iván Tobelevich

Nació el 10 de septiembre de 1845 en la localidad de Arsenivka (Kerson), y murió el 15 del mismo mes de 1907 en Berlín. Se le conoce también con el seu­dónimo de Karpenko-Karyj. Es considerado, en el arte dramático ucraniano, creador del drama social, y uno de los principales representantes del realismo crítico. Su padre, pequeño propietario, sólo pudo ofrecerle una modesta instrucción, que Tobelevich encargóse de mejorar por su cuenta. Aún muy joven, se empleó como secretario municipal, y luego actuó en calidad de funcionario de policía hasta 1883, año en que fue exo­nerado por sospechoso de ideas subversivas. En el año 1884 el gobierno le desterró a Novocherkask, donde permaneció hasta 1887.

Tras el destierro y un breve paréntesis de vida rural, reanudó en 1889 su actividad de actor, que había iniciado en 1883 y no abandonó ya hasta 1907, con motivo de su traslado a Alemania para una intervención quirúrgica, desgraciadamente demasiado tar­día. En 1881 empezó a escribir como narra­dor, y en 1883 como dramaturgo. Su primer drama, El pastor [Chaban], prohibido por la censura rusa, queda ya a la altura de sus mejores textos, como Vanidad (v.), Martin Borulia, Sava Calyj y otros. En conjunto, escribió dieciocho obras, cuyos temas, que reflejan diversos aspectos de la vida ucra­niana, versan particularmente acerca de las cuestiones sociales.

Tobelevich consideraba el teatro como algo necesario a la sociedad y una escuela de formación estética. El valor artís­tico de su producción le mereció de I. Franko (v.) el apelativo de «primer maestro de la literatura dramática ucraniana».

M. Lipovetzka