Heinrich von Melk

Vivió durante el siglo XII en el monasterio benedictino de Melk, en Austria. Nada se sabe acerca de su vida, y no existen pruebas que permitan confirmar la suposición según la cual ha­bría sido hijo de Frau Ava (v.). Se le atri­buyen dos breves poemas, El pensamiento de la muerte (v.) y La vida de los clérigos (v.), escritos hacia 1160 en alto alemán me­dieval. En el manuscrito no aparece el nom­bre del autor; sin embargo, en la conclu­sión del primer poema se halla citado el del abad Erchanfrid, personaje identificado con el superior del convento de Melk du­rante los años comprendidos entre 1122 y 1163. Diversos elementos de la obra permiten suponer que el poeta debió de vivir una existencia de caballero antes de retirarse al monasterio; y, por cuanto él mismo de­clara no ser un eclesiástico, resulta evidente su condición de hermano lego. Los dos poe­mas revelan una personalidad poética neta e intensa, poseedora de un estilo original y un lenguaje muy expresivo.

V. M. Villa