Gregora Nicéforo

Erudito, polígrafo e historiador bizantino, nació en 1295 en Heraclea Pontica; murió en Constantinopla en 1359. Tras una óptima educación teológica y retó­rica, fue introducido en la corte, donde consiguió la benevolencia del emperador Andrónico Paleólogo. Sus estudios astro­nómicos le llevaron en 1325 a presentar al emperador un memorial para la reforma del calendario que corrigiera el constante des­acuerdo entre el calendario juliano y el equinoccio de primavera. Como amigo del depuesto emperador Andrónico, fue despo­jado de sus bienes; pero esquivó el des­tierro recluyéndose en sus estudios.

Salió de ellos para atacar en un escrito satírico (el Florencio) al monje calabrés Barlaam, en el que veía a un peligroso rival. Vuelto a conseguir de este modo el favor imperial, fue restablecido en el cargo de profesor público. Bajo Cantacuceno tomó parte en la polémica contra los hesicastas. Caído en desgracia, fue recluido en – el monasterio de Chora. Entre sus numerosos escritos filo­sóficos, teológicos y astronómicos descue­llan los nueve libros de la Historia griega (v.), que va desde 1204 hasta 1359. Impor­tante para el conocimiento de los hombres y de la época es también su Epistolario.

B. Lavagnini