Giovan Battista Nicolucci, llamado el Pigna

Nació en Ferrara el 8 de abril de 1530 y murió en la misma ciudad el 4 de no­viembre de 1575; era hijo de un especiero oriundo de Cortona, que tenía como enseña en su tienda una piña, de donde el sobre­nombre. Discípulo de Gregorio Giraldi y de Alessandro Guarino, de ingenio abierto a muchas aficiones, Pigna, profesor a los vein­te años en el Estudio de Ferrara, se con­virtió rápidamente en una de las figuras más descollantes del ambiente de la Corte: a partir de 1552 fue sucesivamente familiar, secretario, reformador del Estudio (1560), canciller e historiador oficial de Alfonso II. Este último cargo fue asumido por Pigna con una Istoria de principi d’Este (1570). Pigna es figura fundamental en la biografía de los literatos y artistas que vivieron en aque­llos años en la Corte estense, incluido Tasso, el cual, para atraérselo, lo lisonjeó de un modo cortesano en un largo comentario a tres canciones compuestas por Pigna en honor a Lucrecia Bendidio.

Escribió obras de va­riado género: Il duello (1554), II principe (1561), La pace (póstuma, 1708); una colec­ción de poesías líricas de inspiración petrarquesca, II Ben divino; cuatro libros de Carmina (1553); un poema cortesano en octavas con motivo de una caída de caballo del duque Alfonso, Gli eroici (1561); una comedia, perdida, Vestaria. Interesante también a fines histórico-documentales La Gorgoferusa, il monte Feronia e il Castelo d’Amore (1561), animada descripción de las jornadas festivas que acompañaron al carnaval de 1561 y las bodas de Alfonso II con Bárbara de Austria. El escrito más importante de Pigna desde el punto de vista histórico-literario es Las novelas (1554, v.), el cual se inserta en el marco de la problemática y las polémicas en torno a Ariosto y a la Poética (v.) de Aristóteles. El trabajo ofreció motivo a una disputa entre Pigna y G. Giraldi, el cual había publicado aquel mismo año (1554) el conocido Discurso acerca del componer poemas novelescos (v.).

D. Mattalia