Giles Lytton Strachey

Nació en Edim­burgo el 1.° de marzo de 1880 y murió en Hungerford el 21 de enero de 1932. Fue el cuarto de los cinco hijos del teniente gene­ral sir Richard Strachey (que desempeñó impor­tantes cargos en el gobierno del virreinato de la India, donde también el tío, sir John, adquirió gran notoriedad) y de su segunda esposa Jane María, hija de sir John Peter Grant de Rothiemurches (1807-93), que tam­bién fue, a su vez, célebre escritor. Poseedor de un talento literario precoz, viose alentado por la madre a escribir. Asistió al principio, durante breve tiempo, a la Abbotsholme School, en Derbyshire, y luego más larga­mente al Leamington College. En el curso del período 1897-99 estudió Historia en la Universidad de Liverpool, y posteriormente, a lo largo de cuatro años, en el Trinity College, de Cambridge, donde experimentó la influencia del doctor George Edward Moore y trabó algunas amistades que mantendría hasta el fin de sus días: así, con J. M. (después lord) Keynes, E. M. Forster, Leonard Woolf y Clive Bell, quienes luego formaron con Strachey el Bloomsbury Group, al que se adhirieron más tarde las hijas del co­nocido crítico Leslie Stephen — Virginia, que contrajo matrimonio con Leonard Woolf, y Vanessa, casada con Clive Bell —, Desmond Mac Carthy y Francis Birrell.

De 1901 a 1903 obtuvo la medalla del Canciller por su dominio de la lengua inglesa, y otras dis­tinciones, pero no logró alcanzar un «fellowship». Durante algunos años escribió, generalmente sobre temas franceses, en The Spectator, cuyo director era entonces su primo J. St. Loe Strachey (1860-1927). A instancias de H. A. L. Fisher colaboró en la Home University Library con Piedras miliares de la literatura francesa [Landmarks in French Literature, 1912], que trata en una forma sucinta y con profunda pe­netración acerca de los principales autores franceses (reimpresión, 1923). Por aquel en­tonces la familia y los amigos reunieron los fondos necesarios que le permitirían aban­donar el periodismo, para él siempre anti­pático, y retirarse al campo a escribir. Por «objeción de conciencia» no participó en la guerra de 1914-18. Este último año, antes del término del conflicto, publicó Eminen­tes Victorianos (v.), breves retratos, pulidos, brillantes y escrupulosamente cuidados del cardenal Manning’, Florence Nightingale, el doctor Arnold (famoso educador y padre del poeta M. Arnold) y del general Gordon de Khartum, con los cuales elevaba el género biográfico a la perfección.

La última de estas obras fue objeto de duros ataques a causa de su actitud francamente opuesta a las ideas y prejuicios de la burguesía victoriana, y valió súbitamente al autor una celebridad mundial, ratificada y aumentada por La reina Victoria (1921, v.), obra en la que su estilo reveló ya una completa ma­durez. Pronto admiraron los críticos un nuevo elemento en la obra de Strachey: la perfecta fusión de simpatía, ironía, entusiasmo e imparcialidad. Tras el volumen de ensayos Books and Characters (1922) y un trabajo sobre Pope (1926), consiguió la graduación «ad honorem» de la Universidad de su ciu­dad natal. En 1921 se había retirado a Ham Spray House, cerca de Hungerford, donde vivió con la familia de Ralph Partridge, y murió de cáncer once años des­pués. No contrajo matrimonio. En 1928 pu­blicó Isabel y Essex (v.), su mayor éxito literario y su obra maestra, y en 1931 otro volumen de exquisitos Retratos en miniatura y otros ensayos [Miniature Portraits, and Other Essays], En 1933 apareció Characters and Commentaries, libro póstumo integrado por ensayos editados e inéditos. Henry Lamb pintó el retrato del autor que se halla en la Tate Gaillery, y Nina Hammett otro al pastel que figura en la National Portrait Gallery.

H. Furst