Francesco Saverio Salfi

Nació en Cosenza el 1.° de enero de 1759 y murió en París el 2 de septiembre de 1832. Durante su ju­ventud fue sacerdote. Llegado en 1785 a Nápoles, se relacionó con los medios polí­ticos, circunstancia que le envolvió en los procesos de 1794. Estuvo luego en Génova y Milán, y abandonó el estado eclesiástico. En 1799 marchó de nuevo a Nápoles como secretario del gobierno provisional. Caída la República, permaneció algún tiempo en Francia, y volvió a Milán, ciudad en la cual desempeñó diversas cátedras —de Lógica, Metafísica, Historia, Diplomacia y Derecho comercial —. Miembro activo de la masone­ría, regresó a Nápoles en 1814 y estuvo junto a Murat en las tempestuosas vicisitudes del año siguiente.

Fracasado el golpe, marchó a París, y allí conoció, entre otros, a Ginguené (v.) y Fauriel (v.). Políticamente fue un federalista republicano, como cabe de­ducir del ensayo L’Italie au dix-neuvième siècle, escrito luego de la agitación italiana de 1821, y de la proclama compuesta en 1831 con F. Buonarroti. El variado conjunto de su producción crítica, histórica y artística se halla intensamente influido por sus idea­les políticos libertarios de sabor racionalista y revolucionario. Cabe también mencionar su Résumé de la littérature italienne (1826) y un Manual de historia de la literatura italiana (v. Historia de la literatura ita­liana), aparecido póstumo en 1834-35.

D. Mattalia