Eunapio de Sardes

Nació en 345 ó 346 en Sardes y murió después de 414, año en que inició una de sus obras. Educado en Atenas y discípulo predilecto del retórico Procresias, desempeñó también la misma actividad docente de su maestro.

Luego de haber en­señado en la capital ateniense por espacio de quince años, decidió marchar a Egipto; pero sus. padres le quisieron en la patria y le iniciaron en las doctrinas de Jámblico. Aun cuando no fuera médico, manifestó un notable interés por la Medicina, hasta el punto de que en sus Vidas de sofistas (v.) incluyó cuatro biografías de médicos.

Fue uno de los seguidores del movimiento inte­lectual que en tiempos del emperador Ju­liano trató de resucitar el paganismo; Eunapio, efectivamente, inicióse en los misterios eleusinos y, admitido más tarde en el colegio de Eumólpides, llegó a hierofante.

En su obra, en la que narra la vida de varios filó­sofos, a casi todos los cuales conoció personalmente, gusta de exponer diversas anéc­dotas más bien que el pensamiento o el carácter de cada uno de los sofistas seña­lados. Se le debe también la continuación de la crónica de Desipo, de la cual nos quedan muchos fragmentos.