Étienne-Nicolas Méhul

Nació el 22 de ju­nio de 1763 en Givet (Ardennes), murió el 18  de octubre de 1817 en París. De talento precoz, hizo tan rápidos progresos en la práctica musical que a los diez años des­empeñaba el puesto de organista en la igle­sia de los franciscanos de Givet. Completó en París sus estudios y después de algunos ensayos escénicos de carácter más bien ex­perimental, se dio a conocer en 1790 con la ópera cómica Euphrosine et Coradin, que tuvo buen éxito. Las sucesivas también lo tuvieron y acrecentaron su fama, de modo que llegó a convertirse en uno de los mú­sicos oficiales de la Revolución, para cuyas solemnidades compuso algunas canciones que han quedado después como tradicio­nales (Le chaut du départ, 1794; Le chaut de la victoire, etc.).

En 1797 fracasó con Le jeune Henri, inspirada en la juventud de Enrique IV, pero pronto volvió a con­seguir el favor del público con las óperas que escribió en los años siguientes, entre las cuales las más afortunadas fueron Ariodant (1799), U ir ato (1801), Hélène (1803), Les Hussites (1804), Gaibrielle d’Estrées Uthal (1806) y Joseph (v. José). Esta últi­ma, todavía ejecutada hoy, parece ser la que mejor representa los nobles propósitos artísticos de M. por la mesura de su estilo y la ponderada estructura de sus elementos.

V. Terenzio