Erwin Schrödinger

Físico austriaco. Nació el 12 de agosto de 1887. Su padre, quími­co por formación científica, comerciante de profesión, sentía gran pasión por la Botá­nica. Por línea materna, Schrödinger es pariente del químico Alexander Bauer. De 1906 a 1910 fue alumno, en Viena, de F. Hasenöhrl y de F. Exner, y en aquella Universidad se doc­toró en Filosofía y fue profesor auxiliar de 1914 a 1920, pero la primera Guerra Mundial, en la que tomó parte como oficial de arti­llería, le alejó de sus funciones. A partir de 1920 enseñó en Jena como ayudante de Max Wien; más tarde fue nombrado suplente de Física teórica en la Escuela Superior técnica de Stuttgart. Las dos etapas siguientes de su carrera académica fueron Breslau, en 1921, como profesor titular, y Zürich, en 1922, donde pudo conocer íntimamente a Peter Debye.

Tras haber consagrado la mayor parte de sus trabajos a diversos campos de lia Física teórica, en particular a la teoría de la probabilidad en termodinámica y a la teoría de los colores de Boltzmann, cerca de las cuales formuló ideas y principios ori­ginales e importantes, interesóse vivamente, en 1925, por la teoría ondulatoria formulada por Louis de Broglie y, en 1926, elaboró y concluyó rápidamente las investigaciones que le han valido una notoriedad mundial: Memorias sobre la mecánica ondulatoria (1927)    , Cuatro conferencias sobre mecánica ondulatoria (1928). Con ello daba un sólido fundamento a las mecánicas de los quanta, cuya primera etapa había sido realizada por Planck. Su cálculo operatorio («ecuación de Schrödinger»), como el cálculo matricial de Heisen- berg y el aparato calculador establecido por Dirac, permitió aplicar, durante los veinti­cinco años siguientes, con un constante pro­greso (gracias a M. Bom, por ejemplo), la mecánica ondulatoria a los problemas de la física atómica, y ha tenido gran influen­cia en la revolución científica y técnica de estos últimos tiempos.

En 1927, Schrödinger fue lla­mado a la Universidad de Berlín como su­cesor de Plank, quien propuso personalmente su elección como miembro de la Academia prusiana de Ciencias de Berlín (12 de fe­brero de 1929). Recibió, en 1933, el premio Nobel de Física. Adversario declarado de toda opresión y partidario de la investiga­ción libre, tal como la había podido prac­ticar bajo la República de Weimar, aban­donó voluntariamente Alemania en 1933, para enseñar en el Magdalen College de Oxford y luego, en 1936, en la Universidad de Graz. Destituido por motivos políticos en 1938, fue profesor «invitado» en Oxford y en Gante. En 1939 fue llamado a Dublín, donde se estableció definitivamente, con­sagrado a la enseñanza en el Institut’e for Advanced Studies. Regresó temporalmente a su patria en 1950-51, como profesor «.in­vitado» en Innsbruck. Las publicaciones científicas y teóricas de Schrödinger (¿Qué es la vida?, 1944; Termodinámica estadística, 1948; Ciencia y Humanismo, 1952; La natu­raleza y los griegos, 1954) han despertado gran interés en todo el mundo científico y aun entre un público más vasto.

Este sa­bio, miembro de ocho academias, verdadero humanista y amante de los deportes, es una personalidad compleja, tenaz y resuelta, reacia al trabajo en común, pero siempre dispuesto a aportar, a menudo entre po­lémicas, verdades útiles y esenciales a las corrientes espirituales y a los problemas de nuestro tiempo.

K. R. Biermann