Édouard Pailleron

Nació en París el 17 de septiembre de 1834, murió en la misma ca­pital el 19 de abril de 1899. Terminados los estudios de Derecho, trabajó durante algún tiempo en una notaría, que dejó más tarde al alistarse como voluntario en el ejército; licenciado, después de dos años de servicio, intentó de un modo decidido la suerte del teatro sin descorazonarse por las dificultades a menudo ásperas de los comienzos. Su primer trabajo teatral, Le parasite, representado en el Odeón en 1860, como también un volumen anónimo de poe­sías satíricas titulado de un modo casi homónimo, Les parasites (1860), alcanza­ron escasa resonancia; pero Pailleron tenía cons­tancia, y siguió trabajando hasta lograr el éxito con El mundo del aburrimiento (v.), representada en 1868 y que ha quedado como la más célebre de sus comedias en prosa, y consagrada en 1881 con su admi­sión en el escenario de la Comédie Fran­çaise.

Constituye la sátira fina y corrosiva de un mundo que Pailleron había podido estudiar de manera amplia y atenta después de su matrimonio con la hija de François Buloz y de su asociación con el suegro en cali­dad de copropietario de la Revue des Deux Mondes. En 1882 recibió el nombramiento de académico de Francia. Literariamente siguió la estela de Dumas hijo y de E. Augier, pero con una medida propia y un tono perfectamente diferenciado. Dignas de recuerdo, entre sus numerosas comedias en verso y en prosa, son: Le mur citoyen (1864), Le second mouvement (1865), Les faux ménages (1869), Hélène (1872), L’âge ingrat (1878), L’étincelle (1879), Pendant le bal (1881), Souris (1887), Cabotins (1894), Mieux vaut douceur… et violence (1897), así como un volumen de versos, Amours et haines (1869).

C. Falconi