Edoardo Scarfoglio

Nació en Paganica (L’Aquila) el 29 de septiembre de 1860 y murió en Nápoles el 6 de octubre de 1917. Toda­vía estudiante en la Universidad de Roma, colaboró en algunos periódicos de la capital; así, por ejemplo, en Il Capitan Fracassa y Cronaca bizantina (v.), en los que reveló precoces cualidades de polemista literario con II libro di Don Chisciotte y de narra­dor con El proceso de Friné (v.). Formado literariamente en la escuela de Carducci y poseedor de un temperamento exuberante, personificó, a partir de 1880, el tipo del periodista polémico; en literatura estuvo primeramente bajo el influjo de aquel maes­tro y de D’Annunzio.

Derivó luego hacia el periodismo político y fundó, además de otros periódicos, In Mattino, siendo aquí co­laborador suyo Matilde Serao, más tarde su esposa. Defendió la necesidad de la ex­pansión colonial africana como solución al problema de la emigración. Nacionalista y antidemócrata, soñó para Italia un futuro imperialista, se opuso a Francia e Inglaterra (Il popolo dai cinque pasti), y propugnó la constitución de un bloque italo-germánico destinado a frenar el egoísmo anglosajón y el orgullo francés. Con todo, percatábase de las dificultades que impedían a su país la realización de tales propósitos; de ahí su seudónimo preferido, Tartarín. Entre sus diversos textos, fruto de su afán y. su escep­ticismo, cabe mencionar Le nostre cose in Africa (1895), Itinerario verso i paesi d’Etio­pia (1895-1896) e II cristiano errante (1897).

G. Titta Rosa