Domenico Cavalca

Nació en Vico Pisano hacia 1270 y Murió en Pisa en 1342. Ingresó en la Orden de los Dominicos y vivió casi siempre en Pisa, donde fue lector de Teo­logía y fundó el convento de Santa Marta para convertir a jóvenes descarriadas.

La parte más conocida de su producción lite­raria la componen sus numerosas vulgari­zaciones en estilo rico y personal, entre las que destaca Vidas de los Santos Padres (v.). Sin embargo, resultan asimismo importantes sus obras originales Trattato della Pazienza o Medicina del cuore, Espejo de los peca­dos (v.), Picalenguas (v.) y Esposizione del Símbolo degli Apostoli.

Este aspecto del autor ha atraído últimamente la atención de los estudiosos, quienes, en oposición a la crítica del pasado siglo, han creído mucho más interesante el fondo de su obra que la forma.

G. Petrocchi