Charles Renouvier

Nació el 1.° de enero de 1815 en Montpellier y murió el 1.° de sep­tiembre de 1903 en Prades (Pirineos orien­tales), ha representado en Francia el neo- criticismo, corriente de pensamiento surgida en Alemania con un sentido de retorno a la filosofía de Kant. La interpretación kan­tiana de Renouvier asume aspectos originales y fecundos que revelan en el autor una rica personalidad. Su primera formación fue científica: hizo los estudios en la École Polytechnique y se dedicó a la filosofía des­pués de haber sido un ferviente republicano y saint-simonista; su primer trabajo fue el Manuel de philosophie ancienne (1842, al que siguieron el Manuel republicain de l’homme et du citoyen (1844) y el Manuel de la philosophie modeme (1848). Su obra más importante está contenida en los En­sayos de crítica general (1854-87, v.). Renouvier se esforzó por mantener vivo en Francia el interés filosófico durante el período borras­coso que siguió a los acontecimientos de 1870; fundó la Critique philosophique en sustitución de L’année philosophique de Pillon, cuya publicación había sido inte­rrumpida.

Entre las restantes obras de Renouvier son dignas de recuerdo: La science de la morale (1869), Histoire et solution d’une classification systématique des systèmes phi­losophiques (1885), Philosophie analytique de l’histoire (1896), La nouvelle monadologie (1889), Histoire et solution des problè­mes métaphysiques (1901), Uchronie, Es­quisse apocryphe du développement de la civilisation européenne (1901). Aun negando la metafísica como ciencia, Renouvier se opone al positivismo a causa de sus conclusiones materialistas y parece adherirse en cierto sentido al espiritualismo, haciéndose defen­sor de la libertad como condición del co­nocimiento y de la moralidad, y, como aparece en una de sus últimas obras, El personalismo (1903, v.), introduciendo como nueva categoría la conciencia o personali­dad. Fue elegido, a los ochenta años, miem­bro del Institut de France por su notable aportación a la cultura francesa.

P. Fadda