Cayo Julio Higino

Avaladas por este nombre han llegado hasta nosotros diversas obras que la crítica atribuye actualmente a épocas y autores distintos. Conocido es Cayo Julio Higino, a quien Suetonio (De gramm. 20) hace de origen hispánico y al cual, empero, consideraban otros originario de Alejandría. Llevado como esclavo a Roma por César, obtuvo de Augusto la li­bertad en 47 a. de C., y fue puesto al frente de la biblioteca de Apolo Palatino. Amigo íntimo de Ovidio y de Clodio Licinio, perdió luego el favor imperial y pasó los últimos años de su vida en la miseria. Según conve­nía a la misión que se le confiara, poseyó una erudición de carácter enciclopédico, y, además, una gran fecundidad.

Escribió acerca de agricultura, filología, historia, geografía y crítica. Sin embargo, sólo cono­cemos los títulos de sus obras, entre las que figuran los libros históricos De familiis Troianis, De origine urbium Italicarum, Exempla y De vita rebusque illustrium virorum, el tratado agrícola De agricoltura, y el De apibus, muy alabado por Columela; tenemos, además, noticia de un comentario suyo al Propepticon Pollionis de C. Elvio Cinna, y de otro, por lo menos en cinco libros, a la Eneida. A otro escritor, a quien suele denominarse H. el Astrónomo, para distinguirle del H. Bibliotecario, pertenecen el manual Astronómica o Poeticon astronomicon (v. Los astronómicos), dedicado a cierto M. Fabio (quizá M. Fabio Marcelino) y llegado incompleto hasta nosotros, y otro de carácter mitológico en el que figuran 277 Fábulas (v.) o genealogías de dioses y héroes; ambas obras derivan de fuentes griegas y resultan muy importantes debido a sus nociones sobre la mitología, las mate­máticas y la filosofía.