Carl Gustav Jung

Nació en Kesswill (can­tón suizo de Turgovia) el 26 de julio de 1875, murió en Suiza el 7 de mayo de 1961. Psicólogo y psiquiatra, e insigne jefe de escuela, es­tudió Medicina en Basilea, e inició su acti­vidad a principios del presente siglo, en la clínica de psiquiatría de la Universidad de Zurich, de la cual fue luego médico director. Tras haber seguido en París, du­rante un semestre, los cursos de psicopatología dados por Pierre Janet en la Salpétriére (1902), volvió a Zurich, trabajó en la clínica de Burghólzli bajo la guía de Eugen Bleuler y llevó a cabo estudios que le hicie­ron muy pronto célebre (Diagnostiche Assoziations-Studien, 1904-1906). En 1905 fue nombrado profesor libre de Psiquiatría. Mientras actuaba todavía en la última clí­nica citada, de la que había llegado a ser médico-jefe, conoció en 1907 a Sigmund Freud, con el cual inició una fecunda co­laboración.

Fue redactor del Jahrbuch für psychoanalytische und psychopatholo gische Forschungen, dirigido por Bleuler y Freud, y en 1911 llegó a presidente de la Asocia­ción Psicoanalítica Internacional, recién fun­dada. Ya en la obra Wandlungen und Sym­bole der Libido, empero, publicada en 1912, empezaron a manifestarse divergencias entre su pensamiento y el de Freud; en 1913 se produjo la separación definitiva. J. deno­minó su propia doctrina «psicología analí­tica», y luego «psicología compleja», para distinguirla incluso en el nombre del psico­análisis freudiano. En 1920 apareció otra obra suya de importancia capital, Psichologische Typen, en la que definió algunas orientaciones fundamentales de la persona­lidad humana, buscadas en las culturas e individualidades más diversas de la historia. Seguro de la ubicuidad de los motivos y de las imágenes («arquetipos») del inconsciente profundo, J. intentó confirmar sus criterios en varios campos de lo conocible y a través de viajes y exploraciones de carácter etnopsicológico que le llevaron sucesivamente al África septentrional, Nuevo México, Kenya, Oriente, etc. Colaboró en diversos trabajos con el sinólogo R. Wilhelm, el indólogo H. Zimmer y el filólogo y mitólogo K. Kerenyi.

Otras obras importantes de J. son über die Energetik der Seele (1928), Seelenprobleme der Gegenwart (1929), Das Geheimnis der Goldenen Blüte (1929, con H. Wilhelm), Psychologie und Alchemie (1944), Symbo­lik des Geistes (1948) y Natur erklärung und Psyche (1952). Muchos de sus ensayos han sido publicados nuevamente en la serie Psy­chologische Abhandlungen (Rascher, Zü­rich). J. recibió numerosas distinciones aca­démicas, entre ellas la graduación «honoris causa» de la Universidad de Oxford. En 1933 fue nombrado presidente de la Inter­nationale Allgemeine Gesellschaft für Psy­chotherapie, y en 1935 de la Schweizerische Gesellschaft für Praktische Psychologie. De 1933 a 1942 fue profesor del Politécnico de Zürich. Luego dejó la enseñanza por moti­vos de salud; la misma causa llevóle en 1946 a renunciar a la cátedra de Psicología médica de la Universidad de Basilea, que había aceptado en 1944. En 1943 se le nombró miembro honorario de la Schweizeris­che Akademie der Medizinischen Wissens­chaften.

En 1948 fue creado en Zürich, por iniciativa de varias personalidades suizas y de otras naciones, el Instituto C. G. Jung, que coordina la actividad de la escuela junguiana de psicología, publica importantes trabajos y promueve la celebración de con­gresos y reuniones nacionales e internacio­nales. En 1955 se conmemoró ampliamente el octogésimo aniversario de J. en todo el mundo, pero singularmente en Zürich y Küssnacht (lago de Zürich), su residencia habitual. Entre sus obras traducidas a otros idiomas figuran El yo y el inconsciente, El problema del inconsciente en la psico­logía moderna, Tipos psicológicos, Psicologia y religión, Psicología y alquimia, Rea­lidad del alma, Psicología del inconsciente, Psicología y educación, El misterio de la flor de oro (con R. Wilheim) y Prolegó­menos al estudio científico de la mitolocía (con K. Kerenyi). Para un conocimiento sumario de sus ideas puede verse J. Jacobi, La psicología de Carl G. Jung.

E. Servadio