Bertrando Spaventa

Nació el 26 de julio de 1817 en Bomba (Chieti) y murió el 20 de febrero de 1883 en Nápoles. Con su  vigo­roso ingenio y su gran afición al estudio perfeccionó la deficiente instrucción reci­bida en el seminario de Chieti; manifestó una inclinación particular hacia la filosofía y las matemáticas. Enseñó en la abadía de Montecassino, y luego en el colegio que es­tableció en Nápoles junto con su hermano menor Silvio. Clausurado aquél por su opo­sición a la filosofía oficial y conformista, Bertrando, tras la cruel reacción borbónica de 1849, marchó a Turín, donde vivió con dificultades como profesor privado y autor de textos políticos y filosóficos. Anterior­mente, hacia 1840, había abrazado el sacerdocio.

En la capital del Piamonte estudió Filosofía, meditó a fondo sobre la Fenome­nología del espíritu (v.) de Hegel y maduró sus ideas sobre la difusión del pensamiento italiano renacentista en las modernas co­rrientes filosóficas europeas y en la influen­cia vigorizadora que éstas ejercieron a su vez en aquél. En 1860 fue llamado a desem­peñar la cátedra de Filosofía en la Univer­sidad de Bolonia; al año siguiente pasó a la de Nápoles, donde permaneció hasta el fin de sus días. Por aquel entonces ocupó algu­nos cargos públicos e intervino en política. Durante los últimos años de su vida criticó a los neokantianos y positivistas, y defendió la metafísica de Hegel.

Entre las obras de Spaventa cabe mencionar Prólogo e introducción a las lecciones de filosofía (1862), texto im­preso nuevamente por Gentile bajo el título de La filosofía italiana en sus relaciones con la filosofía europea (v.), Principios de filo­sofía (1867), vueltos a editar con el título Lógica y metafísica (v.), y numerosos En­sayos de crítica filosófica, política y reli­giosa (v. Renacimiento, Reforma, Contrarre­forma y otros ensayos críticos).

F. Alderisio