Bernardo Pulci

Nació en Florencia el 8 de octubre de 1438 y murió en la misma ciudad el 9 de febrero de 1488; rimador y hombre de negocios, hermano de Luigi y de Luca (v.). Trató de alcanzar la fortuna invirtien­do, junto con su hermano Luca, su capital en el banco de Calimala; envuelto en la quiebra de su hermano, después de haber intentado poner en orden su desarreglada hacienda en Roma, volvió a Florencia y vivió en la corte de los Médicis, de los que recibió protección y cargos; fue, entre otras cosas, «carnerario» en Mugello y, en sus últimos años, proveedor de los Estudios de Florencia y Pisa; fue sepultado en Santa Cruz.

Poeta en lengua vulgar, de un tono entre literario y popularizante, ha dejado una serie de composiciones líricas de escaso valor artístico; una traducción (1481) de las Bucólicas de Virgilio para acompañar a una recopilación de Églogas elegantísimas (v. Bucólicas) dedicadas a Lorenzo de Médicis; una «exposición» en octava rima de pasa­jes y episodios de los Evangelios; un pe­queño grupo de composiciones titulado La Passione di Cristo; dos poemitas en tercetos, Il pianto della Madonna y Vita de Maria Vergine, y otras rimas de diverso género y tema. Notable, y afortunada al mismo tiem­po, fue la «sacra representación» titulada Barlaam e Giosafat (v. Barlaam y Josafat). El predominio de temas sacros en la pro­ducción de Pulci refleja el ambiente de pie­dad llevado a la corte medicea por Lucrezia Tomabuoni, madre de Lorenzo.

D. Mattalía