Arne Garborg

Escritor noruego, n. en Time (Jaeren) el 25 de enero de 1851; murió en Oslo el 14 de enero de 1924. Educado en un ambiente pietista (su padre era un faná­tico adepto de H. Nielsen Hauge), ejerció de maestro de escuela y de periodista. Com­batió en favor del «landsmal» (es decir, del noruego vulgar basado en el habla rural, que en el siglo XIX fue propuesto como len­gua nacional en sustitución del dano-norue­go. Desde 1930, y por decisión del Parla­mento, la denominación de «landsmal» ha sido reemplazada por la de «nynorska»), que G. usó ampliamente y al que tradujo la Odisea.

En sus comienzos literarios hay que poner la narración Un librepensador [Ein Fritenkjar, 1878], dirigida contra la asfixiante ortodoxia eclesiástica. Le siguie­ron las novelas Estudiantes campesinos (Bondestudentar, 1883), en la que la des­cripción de la miserable vida que espera al campesino convertido en burócrata ocul­ta una antítesis política; Hombres [Mannfolk, 1886] y De la madre [Hjaa ho mor, 1890] sobre el amor libre, cuestión enton­ces muy en boga. Inmediatamente después, Almas fatigadas (1891, v.), escrita en dano-noruego, expresa una profunda crisis reli­giosa de tintes católicos que impulsó a G. a renegar del libre-pensamiento (o ateísmo, como se dice en Escandinavia) y del amor libre.

Motivos religiosos, veteados de ele­mentos nietzscheanos y tolstoianos, dominan la narración Paz (Fred, 1892), el poema en prosa El padre pródigo [Der bortkomne Faderen, 1899] y el drama El maestro [Laereren, 1896], que reflejan la psicolo­gía religiosa del campesino noruego; y el ciclo poético Haugtussa (1895), sobre el bien y el mal y sobre la existencia humana. «Durante dos generaciones su exigente conciencia ha sido el barómetro más sensible de la vida intelectual y moral de Noruega» (Lescoffier).

M. Gabrieli