Antonio Augusto Soares de Passos

Nació el 27 de noviembre de 1826 en Oporto, donde murió el 8 de febrero de 1860. Es el representante más autorizado de la «segun­da generación romántica portuguesa». Vivió una infancia agitada por los acontecimientos nacionales, que repercutieron dramática­mente en la vida de su familia (tras la vic­toria de las tropas miguelistas, que habían sitiado y cañoneado Oporto, el padre del poeta, liberal, fue primeramente desterrado, y, luego, encarcelado). En 1849, ya minado por la tuberculosis, matriculóse en la Fa­cultad de Derecho de la Universidad de Coimbra. A este período pertenecen sus pri­meros versos y la fundación (1851) de la revista O Novo Trovador, heredera ideal de O Trovador, publicación que, creada en en 1844 por João de Lemos, había sido el órgano del romanticismo en Portugal.

Gra­duado en 1854, ejerció al principio la abo­gacía en su ciudad natal, y procuró, aun cuando sin éxito, obtener un puesto de bi­bliotecario en la Biblioteca Municipal. En 1856 publicó el volumen de Poesías (v.) al cual se halla vinculada su fama de poeta. Las composiciones que lo integraban, ya co­nocidas por un restringido círculo de ami­gos (la más inspirada de ellas, O firma­mento, había sido leída por su autor en 1854 a Antonio Feliciano de Castilho, v.), alcan­zaron un gran éxito; Soares pudo realizar toda­vía en 1858 una segunda edición de ellas, aumentada con algunas traducciones de Ossian. En esta poesía se hallan presentes, filtrados a veces a través de anteriores ex­periencias ibéricas (como en la balada O noivado do sepulcro, vinculada a Leonora (v.) de Bürger por mediación de Os ciumes do bardo de Castilho), muchos de los moti­vos gratos al romanticismo europeo, del que, incluso por las circunstancias de su muerte (ocurrida a los treinta y cuatro años y a causa de la tuberculosis), Soares de Passos puede ser considerado uno de los representantes más auténticos.

L. Stegagno Picchio