Antón Raphael Mengs

Nacido en Aussig (Bohemia) el 22 de marzo de 1728, murió en Roma el 29 de junio de 1779; fue uno de los máximos exponentes del neoclasi­cismo como pintor y como teórico de la pintura oficial de la reacción antibarroca. Mengs se vinculó, tanto en su obra pictórica como en su trabajo (Pensamientos sobre la belleza y el gusto en la pintura, v.) a las teorías del idealismo seiscentista de Bellori, inspirándose ante todo en la obra de Rafael y de Correggio. Ejerció gran in­fluencia en ello la amistad que trabó en Roma con Winckelmann (v.), en aquella ciudad que había de considerar como su ver­dadera patria.

Y para que esta ciudadanía fuera completa, no vaciló en convertirse al catolicismo y casarse con una mujer ro­mana. Roma le compensó con exceso del amor que hacia ella sintió: las pinturas del techo de la iglesia de S. Eusebio y las de la Villa Albani lo hicieron célebre inme­diatamente. Nombrado en 1771 príncipe de la Academia de San Lucas, fue considerado como uno de los más grandes pintores de todos los tiempos.

G. Arneri