Amalia Guglielminetti

Nació el 5 de abril de 1885 en Turín, donde murió el 4 de di­ciembre de 1941. Huérfana pronto de padre, recibió una severa educación que, posible­mente, la indujo a refugiarse en la poesía y, más tarde, provocó su rebelión contra los frenos de la moral. A los dieciocho años publicó un tomo de versos todavía carduccianos en cuanto a forma e inspiración (Voci di giovinezza, 1903). Sin embargo, ya en Le vergini folli (1907) empezó a mani­festar una feminidad salvaje y perversa, de influjo dannunziano. Este mismo año cono­ció a Gozzano, y entre ambos poetas surgió un célebre episodio amoroso.

Abandonada en 1909 por aquél, G. publicó Las seduc­ciones (v.), especie de novela autobiográ­fica fragmentaria a la que en 1915 siguie­ron las composiciones líricas de El insomne (v.), y a casi veinte años de distancia I ser­penti di Medusa (1934), en parte antología de las precedentes colecciones. Menos ori­ginal revelóse la autora en su producción narrativa, de la cual cabe mencionar la novela Gli occhi cerchiati d’azzurro (1918) y las colecciones de cuentos Le ore inutili (1917) y Quando avevo un amante (1924). Escribió también para el teatro, aspecto en el que destaca su obra El amante descono­cido (1911, v.). Sus tardíos amores con Pitigrilli, pronto degenerados en odio, perju­dicaron gravemente la existencia de G. Nuestra autora cultivó asimismo la litera­tura infantil.

P. Raimondi