Alberto de Oliveira

Nació en Palmital- do – Saquarema, en el estado de Río de Janeiro, el 28 de abril de 1859 y murió en Nieteroi el 19 de enero de 1937. Es uno de los más genuinos poetas brasileños del si­glo XIX. Estudió primero en Nieteroi y a continuación fue estudiante de Medicina y de Farmacia en Río y posteriormente de Leyes en Sao Paulo. Introducido en la vida pública, desempeñó varios cargos políticos y fue después profesor de Lengua y Lite­ratura portuguesas en la escuela normal y en la escuela de arte dramático de Río. Amigo fraternal de Olavo Bilac (v.), figuró entre los fundadores de la Academia Bra­sileña de Letras y fue corresponsal de la Academia de Ciencias de Lisboa. Se dio a conocer en 1878 con unas canciones de clara inspiración romántica; pero ya en 1884 de­mostraba con Meridionaes haber aceptado los cánones del parnasianismo que contras­taba, sin embargo, con su naturaleza exu­berante y apasionada.

Siempre en esta lí­nea, en Sonetos y poemas (1885, v.) señala ya haber alcanzado un sólido equilibrio in­terior y una notable perfección externa. Si­guieron otras colecciones de versos (Versos e rimas, 1885; Poesías completas, 1900, que comprendía producciones editadas e inédi­tas; Poesías, segunda serie, 1911; tercera se­rie, 1913; cuarta serie, 1927, y Poesías escolhidas, 1933), algunas antologías y dos no­tables ensayos sobre el estilo en la poesía brasileña (1916) y sobre el soneto en el Brasil (1920). Fiel a los cánones de la es­cuela parnasiana, no fue un poeta popular, pero la tierna melancolía de sus versos y su dominio de la forma hacen de él un maestro.

L. Stegagno Picchio