Abel-François Villemain

Nació el 9 de ju­nio de 1790 en París, donde murió el 8 de mayo de 1870. Llevó a cabo una intensa y rápida carrera; destacó todavía muy joven en la enseñanza, y a los veintidós años vio premiado por la Academia un Éloge de Montaigne suyo, que le introdujo al mismo tiempo en las tertulias. Sus modales, refi­nados e insinuantes, hicieron el resto. A los veinticinco años sustituía a Guizot en la Sorbona, donde explicó primeramente His­toria y después Oratoria francesa; mien­tras tanto, continuaba alcanzado premios en los concursos de la Academia, aproximá­base a los problemas políticos (Histoire de Cromwell, 1819) y frecuentaba los doctrina­rios. Elegido académico en 1812, contribuyó a la divulgación de la crítica histórica y comparada (Discours et mélanges littéraires, 1823; Nouveaux mélanges historiques et lit­téraires, 1827). No abandonó, empero, la política: la tendencia liberal que le inspi­rara Lascaris (1825) y el Essai sur Vétat des Grecs (1825) en la época de la insurrección de Grecia indújole’ a oponerse al gabine­te Villèle a dictar el curso acerca del si­glo XVIII dado en la Sorbona (Curso de literatura francesa; v. Historia de la lite­ratura francesa).

Fue diputado en 1830, miembro de la comisión destinada a la re­visión de la Cartcomisións de la revolución de julio (hizo suprimir el artículo que de­claraba el catolicismo religión oficial), par de Francia, secretario de la Academia y, finalmente, ministro de Instrucción Pública en 1839, y vio aprobada, y al mismo tiem­po criticada, por muchos su ley en favor de la libertad de la enseñanza. En 1844 di­mitió por motivos de salud, y en 1852 abandonó incluso la Sorbona. El resto de su vida, empero, ofreció todavía diversos acontecimientos literarios: Études de litté­rature ancinne et étrangère (1846), Étudies d’histoire moderne (1846), Tableau de l’éloquece chrétienne au IVe siècle (1849), Sou­venirs contemporains d’histoire et de litté­rature (1856), etc.

S. Morando