Cristóbal Suárez de Figueroa

Escri­tor español. Nació en Valladolid en 1571 y murió en Nápoles en 1639? Envidioso de un her­mano menor, abandonó su casa y marchó a Italia a los diecisiete años. Se doctoró en Derecho en Bolonia y Pavía y fue fiscal en Marsana y juez en Teramo. Muertos sus padres y su hermano, volvió a Valladolid; anduvo luego por Andalucía, donde se ena­moró de una dama que murió repentina­mente. Pasó a Italia, le protegió el duque de Alba, a la sazón virrey de Nápoles. Siendo auditor en Calabria (1629-32), inter­vino en un conflicto entre autoridades ecle­siásticas y seculares; se enfrentó con los inquisidores y puso en libertad a un funcio­nario que éstos tenían encarcelado, para lo cual descerrajó cuatro puertas.

Suárez de Figueroa fue excomulgado y llamado ante el tribunal de Roma, pero se negó a ir; el Santo Oficio se apoderó de él y lo metió en la cárcel; intervino Felipe IV para mantener la autori­dad del virrey y el auditor quedó libre y fue nombrado fiscal de Trani. Tenía un carácter huraño y atrabiliario y fue fecundo escritor. Compuso una novela pastoril, La constante Amarilis (1609); un poema épico, España defendida (1612, v.) relativo a Ber­nardo del Carpió, en el que imita a Tasso; una enciclopedia de conocimientos, traducida en parte del italiano, Plaza universal de todas las ciencias y artes (1615); El Pa­sajero (1617), de carácter autobiográfico, especie de libro de viajes, que contiene alu­siones a escritores de su época (Cervantes, Quevedo, Lope de Vega, Alarcón, etc.). Otras obras suyas son El Pusilipo (1629), diálogos sobre política, religión, filosofía y literatura, Varias noticias importantes a la humana comunicación (1621) y una traduc­ción del Pastor Fido de Guarini. (v. Obras).