Las crónicas de Thomas Covenant, el incrédulo (STEPHEN R. DONALDSON)

covenantEste enorme esfuerzo, la primera obra publicada por su joven autor norteamericano, apareció en tres volúmenes titulados La ruina del Amo Execrable, La guerra de Illearth y El poder que preserva (seguidos por tres volúmenes más en Segundas crónicas, pero no me referiré a ellos aquí). No hay ninguna duda de que pertene­ce a la escuela de J. R. R. Tolkien. De todas las trilogías de fanta­sía épica que han aparecido en los treinta y tantos años transcu­rridos desde El Señor de los Anillos, la de Donaldson ha sido la de mayor éxito comercial, y muchos lectores sostendrán también que es la mejor. Mi impresión es que se trata de una obra inne­gablemente impresionante, aunque desigual. Donaldson nos brinda una subcreación entera: el mundo del País, donde el héroe (mágicamente desplazado desde nuestra Tierra) se em­barca en una intensa búsqueda para derrotar a los poderes corruptos del mal personificados por el Infame Señor Despec­tivo. Aunque el País tiene una semejanza más que superficial con la Tierra Media, el mismo Thomas Co-venant es un perso­naje mucho más moderno que cualquiera de los de Tolkien: es descrito como un personaje solitario cargado de angustia, que no tiene confianza en sí mismo y sufre la terri-ble enfermedad de la lepra. En los tres volúmenes, nunca está seguro de si su experiencia del País es o no una especie de ilusión terminal, el sueño de una mente enferma en un cuerpo achacoso.

A medida que Thomas Covenant atraviesa el País, co-miendo sus plantas medicinales, se percata de que su cuerpo está mejo­rando: la insensibilidad le desaparece de los dedos de las manos y los pies, a la par que la lepra disminuye. Sin embargo, al final de cada volumen es sumergido de nuevo en el mundo «real», para volver a encontrarse una vez más con que es un leproso. Puede crecer en estatura moral cuando aprende a asumir las responsabilidades de un héroe salvador del mundo, pero no puede haber ninguna cura final para su dolencia física. Más o menos un año después de la publicación de la trilogía, se le preguntó a Donaldson por el mensaje de su enorme (y muy seria) obra de ficción. Respondió: «Me contentaré con decir que mi concepción del «mal» está muy arraigada en el mundo real. Creo que el desprecio por la vida –que se manifiesta diversa-mente como cinismo, lástima de sí mismo, odio a sí mis­mo, prejuicios raciales o sexuales, apatía, suicidio ambiental, inmoralidad política, fariseísmo (y la lista sigue interminable­mente)– es el mal dominante de nuestra civilización» (SF Review, marzo de 1979). En un prolongado y penoso proceso de aprendizaje, Thomas Covenant decide al fin luchar contra ese mal.

Pero lamento decir que no soy un adepto de Donaldson. Es un escritor sin humor, portentoso, elefantiásico, y sus metáforas a menudo son risibles («Ella levantó su cabeza, mostrando a Covenant y Foamfollower el paisaje crujiente detrás de sus ojos»). Su prosa es demasiado fatigosamente extensa, demasia­do desmañadamente imitadora del latín, demasiado depen­diente de un puro efecto de exageración que me recuerda a H. P. Lovecraft. Es extraño que una obra tan difícil de leer haya llegado a ser tan popular. Nacido en 1947, Stephen R. Donald­son es hijo de un médico norteamericano que fue director de un leprosario en la India. Al hacer de su personaje principal un leproso, el autor no sólo crea una poderosa metáfora para la alienación de su héroe, sino que también se da a sí mismo la oportunidad de apelar a la experiencia real, el dolor real, de los que presumiblemente tenía algún conocimiento. Pero Do­naldson era aún un hombre joven e impresionable cuando es­cribió esta larga novela (tenía treinta años cuando apareció, pero la terminó varios años antes). En mi opinión sigue siendo un ejercicio de género, con algunas adiciones interesantes y ca­prichosas. A diferencia de El Señor de los Anillos de Tolkien, que describí antes como la obra de toda una vida, Las crónicas de Thomas Covenant, el Incrédulo (The Chronicles of Thomas Covenant, the Unbeliever) da la sensación de ser una inmerecida obra épica.

 

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Las crónicas de Thomas Covenant, el incrédulo (STEPHEN R. DONALDSON)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Las crónicas de Thomas Covenant, el incrédulo (STEPHEN R. DONALDSON)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

El león, la bruja y el armario (C. S. Lewis)

leonbrujaSegún el excelente libro de Humphrey Carpenter The Inklings, el profesor J. R. R. Tolkien terminó su gran novela fantástica El Señor de los Anillos [16] en 1949. Sin embargo, el primero de sus tres volúmenes no apareció hasta 1954. Durante los cinco años en que esta obra maestra anduvo su lento camino desde la minuciosa revisión del manuscrito hasta la meta de la página impresa, el buen amigo y compañero de «atisbos» (inkling) de Tolkien, Clive Staples Lewis (1898–1963), lanzó no una sino siete exitosas novelas fantásticas para niños. Se las llama colectiva­mente «Las crónicas de Narnia», pues Narnia es el nombre de la tierra mágica descubierta por los jóvenes protagonistas de Le­wis, una «subcreación» análoga a la Tierra Media de Tolkien. Carpenter nos dice que a Tolkien no le satisfacía, y le disgusta­ba intensamente el primero de esos libros, El león, la bruja y el armario (The Lion, the Witch and the Wardrobe): «La historia toma­ba tan indiscriminadamente elementos de otras mitologías y re­latos (faunos, ninfas, Papá Noel, animales que hablan, es decir, todo lo que parecía útil para la trama) que Tolkien consideraba la suspensión de la incredulidad, la entrada en un mundo se­cundario, sencilla-mente imposible. No servía, y sin más le volvió la espalda». No obstante, las historias apresuradamente escritas de Lewis han encantado a varias generaciones de niños y con frecuencia son releídas por los adultos. Se siguen vendiendo en abundancia, y el primer volumen ha sido adaptado como película de dibujos animados y como obra de teatro popular. Las otras novelas de la serie son El Príncipe Caspian (1951) , The Voyage of the «Dawn Treader» (1952) , El caballo y su jinete (1953) , The Silver Chair (1954) , El sobrino del mago (1955) y The Last Battle (1956) , todas ellas terminadas en marzo de 1953.

Los niños –Lucy, Susan, Peter y Edmund– entran en el mundo de Narnia por un viejo guardarropa en desuso en la casa de campo donde se han alojado durante la segunda guerra mundial. Encuentran un paisaje boscoso cubierto de nieve y poblado por faunos, enanos y diversos animales parlantes. En ese momento Narnia está gobernada por una malvada Bruja Blanca que ha echado un encantamiento sobre el país para que sea «siempre invierno, pero nunca se llegue a la Navidad». Ed­mund, un chico de voluntad débil, es ganado para la causa de la Bruja mediante un tipo de caramelo oriental inefablemente delicioso, pero los otros niños toman partido por la gente sen­cilla y sufriente de su país recientemente encontrado. Más tar­de tropiezan con el defensor del bien de Narnia, el gran león de melena color ámbar llamado Aslan. El león resulta ser un dios agonizante o la figura de Cristo, que se sacrifica para derrotar a la Bruja y restaurar el orden natural de las estaciones en Narnia. Aslan renace, el voluble Edmund es redimido y todo termina felizmente. Los cuatro niños vuelven a su mundo, con la pro­mesa de llevar a cabo muchas aventuras en el futuro.

La novela es en parte una alegoría cristiana, aunque Lewis no pone de relieve su mensaje con demasiada fuerza (muchos lectores han testimoniado luego que primero leyeron la his­toria y su continuación disfrutando simplemente de la fan-tasía expuesta, sin percatarse de ningún contenido «oculto»). El len­guaje es sencillo, y mucho de la invención, caprichoso. Cierta­mente, es un libro para niños, en la agradable tradición de Kenneth Grahame y A. A. Milne, pero la muerte y la resurrec­ción de Aslan son genuinamente conmovedoras, y la atmósfera, sobrenatural –como lo expresan, por ejemplo, los títulos de los capítulos: «Magia profunda desde el alba del tiempo» y «Magia más profunda desde antes del alba del tiempo»–, sufi­ciente para hacer correr agradables escalofríos por la espalda de cualquier lector juvenil.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»El león, la bruja y el armario (C. S. Lewis)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «El león, la bruja y el armario (C. S. Lewis)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

El Origen de El Señor de los Anillos ( Lin Carter)

El escritor de fantasía Lin Carter hace un repaso de las fuentes de El Señor de los Anillos, así como de las influencias de Tolkien y de su posterior repercusión, aunque solo hasta el año 1969, que es cuando se escribió esta obra.

No se trata de una novela, lógicamente, sino de un corto y ligero ensayo donde se hace un repaso a varios aspectos de la obra del profesor Tolkien, la mayoría bastante conocidos por los aficionados.

El autor empieza contando la vida y época de Tolkien, brevemente, el origen alemán de su apellido (que como curiosidad se pronuncia "tolkin"), la muerte de sus padres, su educación a cargo de un sacerdote católico, sus estudios en Oxford, su paso por la I Guerra Mundial, su matrimonio con Edith, sus amigos, su fascinación por los idiomas, y cómo surgió el "Hobbit". Al tiempo, se cuenta el proceso creativo de varias otras obras clave de fantasía como Peter Pan, El Viento en los Sauces, el Mago de Oz, etc…

Luego se entra directamente en cómo escribió El Señor de los Anillos, haciendo una larga mención al círculo de amistades eruditas de que se rodeaba Tolkien, los Inklings, del cual formaban parte Auden, C.S. Lewis y otros autores, a los cuales leía fragmentos del texto.Resultan curiosas las cartas que se mandaban los citados Inklings acerca de la obra de Tolkien a la que denominaban "el nuevo Hobbit" (Tolkien les leía en sus reuniones extensas parrafadas de la magna obra, que los otros comentaban con él y entre ellos) y también la repercusión que tuvo en la crítica de la época (1955), que coincidía en que no se había publicado nada de ese calibre desde La Reina de las Hadas de Spenser, y la escasa repercusión en el público lector, que no conocería masivamente la obra hasta nueve años después, con la edición de bolsillo, que sí fue todo un éxito, casi un fenómeno sociológico. Lin Carter habla de lo mucho que le irritaban a Tolkien los estudios de su obra (como el libro que nos ocupa) y de los cuales decía: "son muy malos casi todos; o bien se trata de análisis psicológicos o bien intentan ahondar en las fuentes, y creo que en su mayor parte son unos esfuerzos más bien inútiles". Ciertamente, Tolkien acertaba en parte, al menos en lo tocante a la obra de Carter, ya que aparte de analizar la génesis de la novela (muy brevemente) busca precedentes en obras anteriores.

Eso es quizás lo más interesante del libro, cómo va descubriendo nombres de enanos en lejanos versos de la Edda escandinava, o el nombre de la Tierra Media (que aparece mucho en textos ingleses medievales) y diversos motivos como el del anillo (cantar de los nibelungos, operas de Wagner, asistencia, viejas sagas), la capa de invisibilidad, la espada rota…
Transcribo los elocuentes párrafos donde se compara la trilogía de Tolkien con la leyenda de Sigfrido (según Wagner)

1. El dragón que custodia el tesoro.
2. El anillo mágico de oro que confiere un gran poder a su portador, pero lleva consigo un mortal maldición.
3. Un talismán de invisibilidad asociado con el tesoro.
4. La muerte del dragón por una herida en una zona vulnerable de su pecho.
5. La espada rota que se recompone.
6. La disputa entre dos enanos o dos gigantes por la posesión del anillo que se traduce en la muerte de uno de ellos.
7. El malvado y pequeño enano que poseía el anillo enloquece, se pervierte y, al final, halla la muerte a causa de él.
8. El hecho de que la maldición del anillo acarree no solo la muerte sino también una especie de corrupción moral o afán de posesión en todos los que lo llevan.

Sin embargo, resulta bastante tedioso para quien conoce los libros los extensísimos resúmenes de El Señor de los Anillos y el Hobbit, que ocupan una buena parte del libro. Son casi como un "Señor de los anillos abreviado" o "para torpes", ya que cuenta todos y cada uno de los detalles del argumento.

También trata de dilucidar el género de la novela, concluyendo que se trata meramente de una novela fantástica, vamos, que descubre la pólvora… En realidad ,y dejando parte las bromas, esto viene a cuento de las opiniones de ciertas personas que trataban de extraer significados profundos del libro, o bien simbolismos, alegorías. Tolkien siempre rechazo que su novela "significara" algo o tuviera segundas lecturas alegóricas: nada de Guerra Fría, ni historias similares. El autor aclara que incluso Tolkien aborrecía las alegorías y que había declarado: "No tiene la menor intención alegórica, general, particular o actual, moral, religiosa o política". Para él se trataba de una "subcreación", "la invención de un mundo secundario", meramente. Sobre este particular de la "subcreación", se introduce un capítulo donde se desarrolla la teoría de Tolkien acerca del cuento de hadas. En palabras de Tolkien citadas por Carter: "Lo que ocurre, en realidad, es que el narrador se revela como un "subcreador": de un cuento de hadas bien elaborado. Crea un mundo secundario en el que la mente del lector puede entrar sin dificultad. Y, una vez dentro, lo que él cuenta es "verdad": respeta las leyes de dicho mundo". Una teoría muy interesante que aclara la intención de Tolkien..

Carter analiza además la relación de El Señor de los Anillos con los diversos cantares de gesta y los libros de caballerías. Es curioso lo que menciona sobre el éxito de tales libros de caballerías, que generaban secuelas y precuelas, e incluso lo que los anglosajones llaman "spin offs" (relatos que tienen como protagonistas a los secundarios de otro relato o algo así)
Finalmente, hace un repaso por todos los autores que precedieron a Tolkien en el cultivo del género como William Morris, Lord Dunsany, Eddison, etc… y por las fuentes etimológicas de los nombres de cosas, personas y lugares de la obra magna, que es sin duda, una de las partes más tediosas.

Resumiendo, un libro irregular, ligerito en cuanto a erudición, con datos conocidos, aunque también hay algunos otros interesantes, que revelará sobre todo a los aficionados al autor, que Tolkien no era en verdad nada original y que no tenía empacho en copiar nombres, argumentos, y tópicos de autores precedentes en su intento de hacer una obra que fuera como un mundo, más que como un relato.

Viaje a la historia de la publicidad gráfica. Arte y nostalgia

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»El Origen de El Señor de los Anillos ( Lin Carter)»
ENLACE DE DESCARGA:
ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «El Origen de El Señor de los Anillos ( Lin Carter)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (John Ronald Reuel Tolkien)

El Señor de los Anillos (título original: The Lord of the Rings) es una novela, obra cumbre del escritor John Ronald Reuel Tolkien, ambientada en un mundo fantástico llamado la Tierra Media hacia el final de su Tercera Edad.

Fue publicado en lengua inglesa en 1954 y por primera vez en castellano por la editorial Minotauro, en Argentina.
Ha vendido millones de ejemplares, traduciéndose a decenas de idiomas,
y se han rodado tres adaptaciones cinematográficas. Es una de las obras
que más ha influido en el género de la literatura fantástica.

El Señor de los Anillos es el Best Seller más vendido del siglo XX, y se cree que el segundo más vendido de la historia moderna, después de la Biblia.

El título hace referencia a Sauron, el Señor Oscuro de Mordor, principal villano de la historia, creador del Anillo Único
que utilizó para controlar el poder de los demás Anillos, que él forjó
y en secreto distribuyó a los gobernantes de la Tierra Media para
corromperlos.

El Señor de los Anillos constituye la continuación de un libro anterior de Tolkien, El Hobbit, que cuenta la historia de cómo el Anillo del Poder pasa a las manos de Bilbo Bolsón, el tío de Frodo Bolsón. En un nivel más profundo, constituye la continuación de otro libro llamado El Silmarillion, que habla de la creación de la Tierra Media y de todas las criaturas que en ella habitan, así como del primer Señor Oscuro, maestro de Sauron, y de las luchas por los Silmarils.

El Silmarillion
no fue publicado por Tolkien, sino por sus hijos, y es el resumen de la
gran cantidad de apuntes y relatos que dejó escritos el autor, fue
publicado después de su muerte, y es un libro de carácter
enciclopédico. Tolkien escribió y penso a lo largo de su vida la
história al completo de su mundo de fantasía épica, varias decenas de
miles de años de pura poesía, y El Señor de los Anillos representa ta
solo el cúlmine de esa vasta historia, el fin de la Tierra Media, y el
principio de la Cuarta Edad, la Edad de los Hombres. En el Señor de los
Anillos desaparecen las fuerzas mágicas, las criaturas fantásticas son
ya muy escasas y poco poderosas, los elfos y magos emigran a las Tierras Imperecederas (algo parecido al Valhalla de la mitología nórdica), y los hechiceros que quedan mueren, la civilización de los enanos es destruida, los orcos y trolls desaparecen y los pocos hobbits supervivientes se ocultan en la misteriosa Comarca, así pues, la Cuarta Edad representa nuestro mundo actual, donde solo permanecen los humanos, y la naturaleza defallece contra la industria.

El señor de los anillos narra las aventuras de un grupo de seres: (elfos, hobbits, enanos, humanos), que forman la Comunidad del Anillo
en su intento por destruir el Anillo Único, forjado por Sauron. Es la
historia del héroe del pueblo llano, de aquella persona que aún
sabiendo que su destino puede ser fatal, lucha por cumplirlo, pues de
él depende la continuidad de su mundo.

Si bien algunos lo consideran el comienzo de la fantasía épica (existen múltiples precedentes, como el Conan de Robert E. Howard o las historias del Rey Arturo)
ninguno de sus predecesores tuvo la habilidad de crear toda una
mitología hasta el extremo que lo hizo J.R.R. Tolkien, quien
literalmente inventó un mundo de ficción
completo con su geografía, su historia, sus lenguas, leyendas y
canciones, creando un universo literario de profundidad y riqueza que
dota a la novela de un aire de verosimilitud (verdadera mitopoiesis o "creación de mitos").

Viaje a la historia de la publicidad gráfica. Arte y nostalgia

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (John Ronald Reuel Tolkien)»
ENLACE DE DESCARGA:
ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (John Ronald Reuel Tolkien)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI