El día de la lechuza (Leonardo Sciascia)

El día de la lechuza, de Leonardo Sciascia

Aunque el autor escribió esta obra allá por los años cincuenta, es ahora cuando tenemos la oportunidad de disfrutar de este magnífico ejemplo de lo que dio en llamarse literatura política. La fecha de composición de la obra es importante, pues en aquellos momentos aún se consideraba a la Mafia una organización del tipo de los Rosacruces, o la Santa Compaña: o sea, una especie de pequeña secta esotérica, cuando no una simple leyenda.

La novela nos habla de un pueblo de Sicilia, y de un crimen que se comete en la plaza mayor, cuando había cincuenta personas subidas al autobús y todos lo vieron pro la ventanilla. Sin embargo, nadie recuerda nada, y el jefe de carabineros, llegado de Parma, trata de romper el pacto de silencio de los sicilianos echando mano de toda clase de artimañas.

La novela evoluciona hacia la repercusión que eso tiene en las altas esferas y a medida que asciende el asunto se desdibuja y cobra otra clase de tintes.

Como siempre, es un placer leer a Sciascia, uno de eso escritores sagaces, observadores, perspicaces por naturaleza y por la experiencia recibida de un entorno donde la verdad es una especie de juego de niños al que a veces se juega, pero en el que nunca se cree.

Historia, condición humana y sociología en un sólo libro, ciento y pico páginas de letra gorda, que sin embargo valen nuestra más sincera recomendación.

La escuela del aburrimiento (Luigi Amara)

la_escuela_del_aburrimiento

En un momento como el presente, lleno de cierres y claudicaciones, es un placer encontrarse con proyectos como el del sello Sexto Piso, que publica libros dirigidos a un público quizás minoritario, pero siempre exigente.

En esta ocasión, y casi por casualidad, ha caído en mis manos LA ESCUELA DEL ABURRIMIENTO, de Luigi Amara.

Se trata de un ensayo sobre el aburrimiento a lo largo de la historia de la literatura, aunque también aborda memorables ejemplos del aburrimiento como fuente inspiración en la filosofía y la música. El autor, para conocer más de cerca el tema a tratar, se encerró durante cuarenta días en una habitación con sólo unos pocos libros y nos describió después su lucha, titánica, contra el peor monstruo de nuestra época: la falta de cosas que hacer, el deseo de que la vida sea de otro modo, y la falta de satisfacción con lo que encontramos a nuestro alrededor y dentro de nosotros mismos:_ o sea, con el aburrimiento, el spleen, la acedia, y todos sus matizados seudónimos.¡, perfectamente explicados y diferenciados a lo largo de la obra.

Escrito con un estilo vigoroso, y sobre todo contundente, este libro no se detiene en justificaciones ni autocomplacencias y señala a nuestra propia incapacidad mental para reconocernos, o en nuestro miedo a buscarnos, la causa última del aburrimiento, y como éste conduce a la prisa el ruido y el ajetreo, en un vano intento de no tener tiempo para pensar y ser consciente del paso del tiempo.

Como dice en algún lugar de sus casi trescientas páginas, la gente mata el tiempo como si no dañara con ello la Eternidad.

Al final, tenemos un ensayo perfectamente ameno en el que somos nosotros los que no nos aburrimos ni un momento, mientras recorremos los modos en que se dejaban pasar las horas en otras épocas y cómo se fue perdiendo el placer de la contemplación para sustituirlo pro las necesidades de una nueva criatura, una especie de Cyborg, que necesita estar enchufado a su parte eléctrica para no sentirse mutilado.

La conclusión histórica, sacada de las páginas dle ensayo, se la dejamos a Soren Kirkegard:

«Adán se aburría solo. Luego Adán y Eva se aburrieron juntos. Más tarde, Adán, Eva, Caín, y Abel se aburrieron en familia. En los tiempos modernos, lo pueblos se aburren en masa »

¿Desolador?

Depende. A mí me encantó.

Javier Pérez

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO »
TÍTULO=»La escuela del aburrimiento (Luigia Amara)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «La escuela del aburrimiento (Luigia Amara)»

PDF

FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Aire de Dylan (Enrique Vila-Matas)

Aire de Dylan, de Enrique Vila-Matas

Hay autores a los que hay que leer, incluso cuando no se les ocurre nada y van escribiendo lo que buenamente les viene al teclado en ese momento: ese es el caso de Enrique Vila-Matas y el caso también de esta novela, para mí deslavada, sin enjundia, con algunas incrustaciones interesantes que pudieron convertirse en narrativa vigorosa y quedaron en hierbajos de ocurrencias.

El hijo de un famoso escritor está enfrentado con su padre desde hace tiempo por sus distintas concepciones tanto estéticas como vitales, del mundo que les rodea. El padre es un fanático del trabajo y de la perfección, pero al mismo tiempo cree en la experimentación y en la provocación, mientras que el hijo parece moverse en todo momento por los derroteros contrarios, intentando filmar una gran película sobre la historia del fracaso, ya desde un primer momento con la intención de no llegar a filmarla para que el proyecto en sí sea un fracaso.

A partir de ahí, y con la muerte de padre, recorremos con el autor todo un laberinto intelectual de dudas, remordimientos, asaltos mentales por parte de lo recuerdos del padre y sinsentidos generales que pretenden ilustrar, me parece, la falta de fin último de nuestros tiempos. La impresión general, en conjunto, es aceptable, pero página a página se va acumulando la sensación de que el autor escribió una novela mientras tenía ganas de ver el fútbol, hacer una churrascada o marcharse a la India. O sea: escribió la novela sin ganas mientras quería estar haciendo cualquier otra cosa.

En algunas partes de la novela hay esbozos, me parece, de obras que el autor pensó en escribir y no escribió nunca. Relatos abortados, cuentos a medio hacer, y proyectos intelectualmente más solventes que el conjunto que entre todos logran formar a duras penas.

Vila-Matas puede permitirse estas cosas porque escribe bien incluso cuando se aburre. Escribe maravillosamente incluso cuando nos aburre, como sucede en buena parte de las páginas de esta novela en al que Dylan aparece en el título porque se lo mandó la editorial, estoy seguro, y las abundantes referencias a iconos culturales modernos la intentan hacer aparecer fresca cuando sólo es una obra vieja, casi decimonónica, recién pintada. O todavía peor: una obra setentera, con la psicodelia caducada, la música de lata y la juerga fingida, bajo destellos de espejos y lentejuelas Boney M recién bajados del desván, a toda prisa. Y quizás sea eso lo que pretendía en cierto modo el autor, así que en ese sentido no puedo escatimarle el elogio.

Como me la regalaron, la doy por buena. Si llego a pagar pro el libro, blasfemo,  pero no mucho. Lo justo para hacer notar que el autor me gusta pero la obra no.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Aire de Dylan (Enrique Vila-Matas)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Aire de Dylan (Enrique Vila-Matas)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Errores más comunes al escribir una novela X: las traducciones del español al español.

Revolucionarios. O sea, buenos...

Ya sé que os parecerá increíble en principio, pero uno de los mayores problemas con los que te puedes encontrar es la traducción del español al español de todo aquello que escribas.

Y me explico: una cosa es lo que dices, y otra la que entienden o sobreentienden los lectores, con su manía de dar por hechas cierats cosas o leer entre lineas lo que jamás se te pasó por la imaginación escribir.

Y es que ahí es donde el tópico lucha contra nosotros, imponiendo su ley.

Si escribes una escena en la que un hombre mayor sienta a una niña en su regazo, y la abraza y la besa, tienes un pederasta. La posibilidad de que sea un hombre cariñoso, o un pariente, o eche de menos a un nieto muerto, ni la sueñes: es un pederasta.

Si describes a un personaje como un bombonazo, ya sea un tío o una tía, procura que haya un rollo con él, y que alguien se lo acabe tirando, porque de lo contrario, el lector va a pensar que le timas.

Si hablas de una persona pobre, de clase baja, y cuentas su sufrimiento, procura que sea el bueno, porque los pobres que son además unos hijos de puta no gustan a los lectores, ya que les obligan a salir de su mundo de lectura entre líneas.

O  sea, y en resumen: procura que lo que el lector va a leer tenga algo que ver con lo que tú quieres que lea. De lo contrario, te la juegas.

Si crees que escribes en el mismo idioma que ellos leen, estás equivocado. El lector no te lee: te traduce.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Errores más comunes al escribir una novela X: las traducciones del español al español. »
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Errores más comunes al escribir una novela X: las traducciones del español al español. »

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Defectos más comunes de una novela (IX) El personaje abandonado

Empezamos la novela contando esta foro y no volvemos a hablar de lo que pasó... Un desastre.

A veces, al escribir los personajes secundarios, nos gusta ser tan detallistas que contamos su vida. Y esos personajes colaterales, de los que decimos unas cuantas cosas para dar profundidad a la novela, interesan tanto al lector que nos termina exigiendo que sigamos contando su vida, o cómo y por qué llegaron hasta la situación actual, donde son comparsas del protagonista.

El autor, por supuesto, casi nunca se da cuenta de eso y sigue con su hilo principal, sin ver que sus secundarios han suscitado un interés tan grande que el el lector siente ansiedad por saber más de ellos.

Es entonces cuando no se vuelve a mencionar a la madre enfermera del camarero, o al abuelo minero de la criada, ni las batallas en que sirvieron, ni las revoluciones en las que participaron. Y el lector se cabrea.

O sea que, para evitar estas cosas, más vale no meterse en demasiadas honduras si lo que se está escribiendo no es la Comedia Humana, a lo Balzac. En caso contrario se corre el riesgo de que lo que nos interesa a nosotros no interese el lector, y casi peor, que lo que le interesa al lector lo hayamos dejado arrumbado en una esquina porque lo consideramos anecdótico o superfluo.

O dicho de otro modo: si no vas a dar soluciones, no cuentes problemas. No puedo ser más claro.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Defectos más comunes de una novela (IX) El personaje abandonado»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Defectos más comunes de una novela (IX) El personaje abandonado»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI