Los Habitantes de Podlipa, Fëdor Michajlovič Rešetnikov

[Podlipovcy]. Novela del ruso Fëdor Michajlovič Rešetnikov (1841-1871). Publicada en 1864, no tuvo la resonancia que hubiese merecido tanto por su valor documental como por el arte con que era presentado («la sobria verdad de Rešetnikov », según expresión de Turguenev). Rešetnikov fué un típico representante de la época de las reformas, pero su contribución a la con­ciencia de los problemas sociales de la época quedó específicamente limitada al mundo de los obreros de los Urales, región de don­de era originario. Dicho mundo era en aquella época casi salvaje. Uno de los me­jores hombres del pueblo, cuya vida es narrada por Rešetnikov, Pila, sólo sabe contar hasta cinco, su concepción del es­pacio y del tiempo es primitiva y, sin em­bargo, es el jefe y se ocupa y preocupa de sus hombres. Advierte cuándo es el mo­mento de arar, vende en los lugares vecinos los productos de la artesanía local rudi­mentaria, conoce el camino para ir a la ciudad más próxima, etc. Sus relaciones familiares (sólo tiene una hija, Aproska) son también rudimentarias y, sin embargo, él y su amigo Lysoy aman a la pequeña Aproska tan profundamente que, cuando ella muere, quieren matarse. Abandonan el pueblo para llevar en el río la dura vida de los sirgadores. «Pero estos semisalvajes — como ha observado justamente Kropotkin — son profundamente humanos, y se advierte que es así, no porque el autor lo quiera, sino porque es la realidad; y no puede leerse la historia de su vida y de — sus sufrimientos, que soportan con la resignación de animales pacientes, sin sentirse conmovido más aún que por la lectura de una narración tomada de nuestra misma vida». Podlipovcy es una de las obras más singulares de la literatura rusa con fondo étnico de la segunda mitad del siglo XIX, y a Rešetnikov se le considera como uno de los precursores de la «literatura pro­letaria».

E. Lo Gatto