Libro del Amigo y del Amado, Ramón Llull

[Libre d’Amich e Amat]. Obra mística del mallorquín Ramón Llull o Raimundo Lulio (12339-1315?), escrita en catalán en fecha y lugar dudosos, aunque se cree que fue en Miramar (Mallorca) entre los años 1276 y 1278.

Forma parte de la novela filosófica Blanquema (v.) (escrita entre 1283 y 1285), aunque su redacción fue, según parece, an­terior. Se la puede considerar aparte del resto de la obra, razón por la cual ha sido publicada y traducida como pieza separada muchas veces. Según se cuenta en la novela Blanquema, escribió este libro después de haberse hecho ermitaño. El Amigo repre­senta el «fiel y devoto cristiano» (nosotros añadiremos que representa al mismo Llull), y el Amado a Dios. La dividió en tantos versículos como días tiene el año, de suerte que uno sólo bastase cada día para la con­templación. En la forma, especialmente en las metáforas altamente poéticas, es mani­fiesta la influencia oriental, en particular de los sufíes árabes. También se descubren reminiscencias trovadorescas, de las can­ciones de mayo y alborada y de las «cues­tiones de amor». Pero la verdadera fuente de la que mana el contenido filosófico de esta obra está en el mismo Llull, en su pensamiento expuesto en otras obras, espe­cialmente en el Libro de contemplación en Dios (v.), del cual reproduce la doctrina del amor. En el Libro del Amigo y del Amado, Llull ahonda en el problema de las relaciones entre la criatura finita y el Ser infinito. Todas las cosas visibles represen­tan al Amado a los ojos del Amigo, y espe­cialmente la propia alma, espejo donde el Amado se refleja.

El Amigo va en busca del Amado con todas sus potencias, incluso las vegetativas y sensitivas; en tales «ca­rreras», el entendimiento se adelanta a la memoria y a la voluntad, que son las de­más potencias espirituales, y llega el pri­mero. En esta fase el entendimiento consi­dera las infinitas perfecciones del Amado. Pero la voluntad es quien remata el camino y consuma la unión con Dios por amor, unión que Llull describe en conceptos pre­cisos e imágenes de gran plasticidad, cuya significación preserva de una interpretación panteísta. En ningún momento Llull ha pre­tendido que el alma se disuelva en la esen­cia divina en el estado del éxtasis. Por lo demás la obra contiene una rica fenomeno­logía del amor, a la vez que constituye el esbozo de un arte de amar. El Libro del Amigo y del Amado constituye la joya más exquisita de la producción mística luliana, verdadero compendio de su doctrina del amor divino en el que se vislumbran las líneas capitales de toda su filosofía, lo cual ex­plica el extraordinario aprecio de que ha gozado en todo tiempo. [Trad. castellana de Martín de Riquer (Barcelona, 1950)].

J. Carreras Artau