Libro de Roger , Abū ‘Abd Allāh Muhammad al-Idrīsī

[al-Kitāb al-Ruŷārī]. Nombre con que suele designarse la obra del geógrafo musulmán Abū ‘Abd Allāh Muhammad al-Idrīsī (1100-1169?), descen­diente de los reyes taifas de Málaga, y cuyo título exacto es Nuzhat al-muštāq fī ijtirāq al- āfāq [Recreo de quien desee recorrer el mundo]. Se trata de una vastísima obra de geografía, que compuso a petición de Roger I de Sicilia, a quien va dedicada y a quien elogia en la introducción.

La em­pezó en 1158 y la acabó en 1164, y aunque siguió adicionándola con posterioridad a esa fecha no pudo hacer la revisión final y definitiva. Si bien utilizó fuentes escritas — él mismo dice en la Introducción que se valió de Tolomeo, Orosio y de diez autores musulmanes—, la mayor parte de los datos fueron recogidos por una serie de emisa­rios enviados por Roger, aunque también figuran noticias que recogió personalmente en los países que visitó: Sicilia, España (por ejemplo, las minas de Almadén), el norte de África y Asia Menor. La obra, siguiendo una división geométrica del mundo, se dis­tribuye en diez climas (espacio compren­dido entre dos líneas que vienen a ser como paralelos), cada uno de los cuales se halla, a su vez, subdividido en diez secciones (por unas líneas verticales a modo de meridia­nos). La parte referente a España ocupa las primeras secciones de los climas IV y V. Tras algunas generalidades, la des­cripción se hace por distritos — es decir, sigue la misma distribución que siglos an­tes siguiera al-RázI (v. Crónica del Moro Rasis) —. Empieza por el centro de la Pe­nínsula, o sea Toledo; describe luego la parte meridional y va ascendiendo sucesivamente (centro, norte). Los datos contenidos en esta obra son bastante exactos, aunque haya algunos errores, sobre todo en la parte que podríamos llamar matemática.

Al-Idrls fue algo olvidado por los autores árabes, porque se hallaba al servicio de un rey cristiano; en cambio, muy pronto (desde 1592) fue conocido en Europa, donde su obra fue tra­ducida a menudo. Indudablemente es el mejor geógrafo de la Edad Media, y por eso se le ha llamado el Estrabón árabe. La parte referente a España y África fue edi­tada y traducida por R. Dozy y M. J. de Goeje (Leyden, 1866), traducción a la que Eduardo Saavedra (Madrid, 1881) sugirió correcciones. [Trad. completa al francés por P. A. Jaubert (París, 1836-1840). Reciente­mente se han estudiado los datos que ofre­ce acerca de los Pirineos y los caminos a Santiago de Compostela. En cuanto a los mapas que acompañaban la obra, fueron editados por K. Miller (Stuttgart. 1926-1928).

D. Romano