Las Hondonadas Bravías, Ramón Casellas

[Els sots feréstecs]. Obra del escritor catalán Ramón Casellas (1855-1910), publicada en 1901. La novela tiene como tema la lucha entre un sacerdote y los habitantes de una comarca, cuyo paisaje oscuro y arisco es símbolo y expresión del alma de éstos.

A la abando­nada parroquia de Montmany llega el nue­vo párroco, mossén Llátzer, enviado allí por castigo de un alto pecado de soberbia inte­lectual que el autor tiene la discreción de no decirnos explícitamente en qué consistió. La naturaleza del lugar y el espíritu rece­loso de los montañeses — que adivinan en seguida un pasado no muy claro en la vida del sacerdote —, forman un todo, constitu­yen un «reino de la muerte», material y espiritual contra el que pugnará mossén Llátzer para llevar allí la redención de la luz y de la caridad. Un tremendo sentido de egoísmo domina las almas de aquella gente, que se niegan a todo. Sólo alguna vez pa­rece que va a triunfar el párroco, pero aún esto es debido al temor, al egoísmo, al ver en él al representante de Dios. El materia­lismo y la concupiscencia triunfan tras la muerte — en circunstancias truculentas — de mossén Llátzer. La obra está escrita en un estilo vigoroso que llega a hacernos sentir la opresión física del ambiente. Casellas parte de la tradición rural de la novela ca­talana, pero como Víctor Catalá (v. Sole­dad), sabe dar al tema no sólo una gran categoría artística, sino además un alto va­lor representativo. Los montañeses de Mont­many pasan a ser símbolo de la clase cam­pesina catalana. Pesa sobre la obra un tre­mendo pesimismo que hizo que Maragall la definiera como «belleza siniestra». Els sots feréstecs es una de las mejores obras en prosa de la literatura catalana moderna.

A. Comas