La Historia en el Perú, Riva Agüero

Obra de José de la Riva Agüero (1885-1944), publica­da en 1905, representa la más vigorosa revi­sión de la historia peruana, formulada a base de un amplísimo dominio de las fuentes, de una alta capacidad crítica y artística y de la profunda formación humanística del autor. Es un análisis medular y severo de la obra de los cronistas e historiadores, a través del cual el autor despliega su sagaz mentalidad y su rica cultura clásica y mo­derna para trazar cuadros magníficos de las diversas etapas del pasado peruano. A pro­pósito del inca Garcilaso traza el panorama del Imperio incaico a la luz mortecina de los cronistas conventuales; la vida religiosa y extática del siglo XVII, a través de las bio­grafías del Diccionario de Mendiburu; las vicisitudes del Virreinato, siguiendo a Paz Seldán, y el agitado cuadro de las fuerzas que se debatieron en la primera historia re­publicana. Fue decisiva, sobre todo, su inter­pretación del Imperio incaico y su reivin­dicación de la obra del inca Garcilaso, mal­tratada por la crítica historiográfica del si­glo XIX. Defendiendo el papel de la ima­ginación y de la intuición poética en la historia, Riva Agüero acepta la versión garcialista del imperio dulce y apacible, el carácter incruento de las conquistas incai­cas y el despotismo paternal de los incas. El régimen incaico fue aceptado voluntaria­mente por los indios peruanos porque rea­lizaba su ideal de orden y de disciplina y de bienestar en la obediencia. Fue la encar­nación política de las aspiraciones de la raza quechua, dulce, grave, tierna y melan­cólica. Esa docilidad y ternura han que­dado, para Riva Agüero, infundidas en las páginas de égloga del inca Garcilaso, que transparentan «la eterna dulzura de la pa­tria peruana, la mansedumbre de sus vicu­ñas, la agreste apacibilidad de sus sierras y la molicie de sus costeños oasis».

R. P. Barrenechea