La Historia de los Gadsby, Rudyard Kipling

[The Story of the Gadsbys]. Novela del escritor angloindio Rudyard Kipling (1865-1936), publicada en 1888. Felipe Gadsby, capitán de húsares, conoce a Minnie Treegan, hija de una señora a quien hacía la corte acompañándola en sus largos paseos a caballo; se enamora y se promete con ella abando­nando a su amante y, tras algunos años de vida matrimonial en la India, después que su mujer ha estado al borde de la tumba y ha tenido un hijo, decide abandonar el servicio y volver a Inglaterra. Esta trama bastante sencilla de idilio romántico sirve al autor para trazar con bastante vigor y con uso casi exclusivo del diálogo, pues apenas hay descripciones, tanto los rasgos de los personajes como las situaciones. Fe­lipe Gadsby es el típico inglés taciturno a quien consigue humanizar el afecto por su mujer y el temor a perderla; Minnie es una muchacha ingenuamente coqueta que, pese a la maternidad, continúa siendo algo chiquilla; los demás personajes, con excepción del capitán Gadsby, son más o menos comparsas. El ambiente de la novela es el habitual en las novelas de fondo indio de Kipling, es decir, no la India de los in­dígenas, sino la sociedad angloindia, el ambiente típicamente colonial de militares y empleados, limitado en este caso a un círculo bastante limitado de oficiales.

B. Cellini

Desde el punto de vista literario, Kipling es un genio que no se preocupa de hablar bien. Desde el punto de vista de la vida, es un «repórter» que conoce la burda rea­lidad vulgar mejor que nadie. Dickens co­nocía su atuendo y su comedia, Kipling la conoce en su esencia y seriedad. Es nuestra primera autoridad en cuestiones de segun­da clase y ha atisbado hechos asombrosos por el ojo de la cerradura, y sus escenarios son verdaderas obras maestras. (Wilde)

Su prosa, incluso al principio, es un ins­trumento sutil y consumado; no es nunca lo que se indica con el oprobioso término de «mecánico»; nunca es aburrida ni mo­nótona. A menudo tiene el movimiento de una de aquellas complicadas máquinas que tanto le gustaba describir con numerosos términos técnicos. (E. Shanks)