La Granada Entreabierta, Théodore Aubanel

[La miougrano entreduberto]. Colección de. poe­sías provenzales de Théodore Aubanel (1829- 1886). Publicado en 1860, es uno de los li­bros más sugestivos de aquella poesía provenzal moderna que floreció en la segunda mitad del siglo XIX, precisamente por obra de Aubanel, de Roumanille y de Mistral. El poeta narra en él la triste historia de un amor suyo por la bella Zani (Jenny Manivet). Él conoció a la joven en Font- Ségugne, la cual estaba rezando delante de una ermita campestre, y estuvo unido a ella con amor puro y recíproco lo menos durante tres años; pero al fin, Zani, cada vez más atraída por místico y profundo sen­timiento religioso, aunque con ánimo tor­turado, decide hacerse monja, dejando al joven entregado a la desesperación. El re­cuerdo de Petrarca resuena en estos versos (especialmente en el bellísimo primer en­cuentro y en los pasajes en que, también en lo íntimo del poeta, el respeto religioso lu­cha con el amor); pero Aubanel se muestra en su obra poeta originalísimo sometiendo con mano suave un arte culto y refinado a sencillos y muy conmovedores modos casi populares. Los episodios de aquel largo amor, que comprende para él toda su ver­dadera juventud, son evocados con gran intensidad y gracia conmovedora: así en la poesía muy conocida en que él vuelve a ver el cuartito de Zani y habla al espejo que tantas veces ha reflejado su rostro. La resignación, que viene al poeta de su sin­cera fe, no le impide los más desesperados acentos; el amor a su arte, al cual acude él como a único socorro y triste compensa­ción, le concede tonos delicadísimos, y le da un carácter consciente y suavemente consolador a esta poesía, a la cual hace más conmovedora el drama que refleja. [Trad. italiana parcial por Mario Chini en Liriche provenzali, en «Rassegna moderna di lett. straniere» (Florencia, 1907); E. Portal en Antología provenzale (Milán, 1911); traduc­ción integral de Mario Grasso (Catania, 1926)].

M. Bonfantini