Jery y Bately, Wolfgang Goethe

[Jery und Bately]. Ope­reta en un acto escrita por Wolfgang Goethe (1749-1832) al volver de un viaje a Suiza con el duque de Weimar, a fines de 1779. Kayser y luego Seckendorff le pusieron música; pero graves dificultades se opusie­ron a su representación escénica. Publicada en 1780 con el fragmento del Fausto (v.) y Broma, burla y venganza (v.), inspiró ade­más al músico Reichardt. Entonces Goethe volvió a trabajarla como libretista paciente, consciente de que la colaboración entre poeta y compositor debe ser perfecta; y por la misma razón no se negó tampoco en 1825 a rehacer el final para complacer a otro músico, Lecerf, La acción se desarrolla en Suiza, ligera y un poco ingenua como con­viene a su carácter rural.

Jery es un apues­to joven enamorado de Bátely, muchachita esquiva que nada quiere saber de maridos. Tomás, soldado que acaba de volver de la guerra y amigo de Jery, apuesta que con una estratagema conseguirá hacer de él un feliz novio. Y he aquí que se pone a hacer el matón, a amenazar de diversas maneras a Bátely y a su padre; entonces es cuando Jery se enfurece y sale en su defensa a costa de su propia vida. La jovencita, con­movida, por gratitud, por necesidad de pro­tección y finalmente por amor, acepta la mano de Jery. La escena más viva es la de la contienda entre los dos amigos, que acaba en una verdadera riña de la cual Jery sale malparado pero tan contento por los golpes sufridos que le han acercado a su adorada, que paga gustoso la apuesta a Tomás. El ambiente suizo es arbitrario; Goethe mismo escribe a Dalberg que es «una opereta don­de los actores vestirán trajes suizos y habla­rán de queso y de leche». Sugestivas can­ciones, «arias que expresan la emoción del actor y donde éste pueda desahogar su cora­zón», y «musicalidad del diálogo», son los elementos que Goethe consideró indispensables para la fusión del libreto con la mú­sica y que confieren a la opereta su pecu­liar carácter.

G. F. Ajroldi