Historias Color de Rosa, José Duarte Ramalho Ortigáo

[Histo­rias cor de rosa]. Seis cuentos del escritor portugués José Duarte Ramalho Ortigáo (1836-1915), publicados en 1870. El prime­ro, «La Danza», más que un cuento es una disertación donde se critican los bailes mo­dernos y se hace un romántico parangón en­tre la vida y una danza que principia y aca­ba en la tumba. En el segundo, «La muerte de Rosita», una muchacha enfermiza y sen­sible oye, por la noche y estando ausente su padre, que se abre la ventana junto a la que está sentada; asustada se refugia en la habitación de su madre, pero al entrar ella un hombre huye como un fantasma. Rosita se desmaya, enferma y muere, mientras su madre enloquece. «Gastón» es la historia de un amor platónico. Un hombre, en su pri­mera juventud, se enamora locamente de una mujer casada. Las aventuras de una vida rica y disipada no consiguen borrar de su corazón la imagen de aquel amor juvenil y cierto día, cansado y disgustado, escribe a Fanny recordándole el pasado.

Pero ella, que ya es vieja, se niega, aun amándolo, a verlo, para vivir siempre joven y hermosa en el recuerdo de él. «Él y Ella» es una aventura de viaje. Un portugués y una ale­mana se encuentran en un tren que se di­rige a una ciudad alemana; su conversación es cortés y ocasional hasta que un accidente ridículo (el viento se lleva el sombrero del portugués y éste lo sustituye por la gorra de otro viajero) los aproxima, y entre car­cajada y carcajada ella confiesa que le ama. «Una visita de pésame» y «En la aldea» pre­sentan situaciones que, más que por el ar­gumento, tienen su gracia por el estilo in­genioso y elegante con que son narradas. Aunque sea ésta una de las obras menos sig­nificativas del autor, por la técnica todavía imperfecta y por el frecuente recurso al epistolario para resolver los problemas na­rrativos, sin embargo en las Historias color de rosa no faltan algunas páginas claras, precisas en sus efectos plásticos y pictóricos. Es notable la ironía moralizadora que será la sal de la mejor producción de Ramalho.

L. Panarese