Historia del Derecho Romano en la Edad Media, Friedrich Karl von Savigny

[Geschichte des römischen Rechts im Mittelalter]. Es tal vez la obra más célebre e importante de Friedrich Karl von Savigny (1779-1861), publicada en Heidelberg en seis libros entre los años 1815 y 1831. Según expresa indicación del autor, la obra se divide en dos partes. La primera, que comprende los dos primeros libros, está dedicada al estudio de la per­sistencia del Derecho romano en el mundo bárbaro, de los siglos V al XII, la cual se afirma no tanto en la enseñanza y en la práctica de la jurisprudencia como en las fuentes que revelan sus vestigios. En esta parte, tras haber perfilado las respectivas posiciones jurídicas de los romanos y ger­manos en el siglo V, Savigny sigue la evolución del Derecho romano de los nuevos estados, del reino borgoñón al franco, al visigodo, al longobardo, en Italia bajo los griegos, el Papa y el Emperador, en el es­tado de Inglaterra, etc., recogiendo y dan­do a conocer, separadamente, en un apén­dice, algunas fuentes.

La segunda parte, que se inicia con el siglo XII para extenderse hasta el XV, abarca las vicisitudes del Derecho romano bajo el aspecto de his­toria literaria, y está dedicada a la ense­ñanza científica del Derecho, que en tales épocas es el mejor medio para la transmi­sión del antiguo saber jurídico. En una parte general contenida en el libro tercero, se extiende Savigny sobre las fuentes de tal historia literaria, sobre las causas del resurgimiento de la jurisprudencia, las uni­versidades y su organización, los procedi­mientos de enseñanza del Derecho y, fi­nalmente, sobre las condiciones y los medios extrínsecos de la literatura jurídica de aquel tiempo; fabricación, comercio, valor de los libros, bibliotecas, vida de los pro­fesores y de los alumnos. En los libros si­guientes son estudiados individualmente los diversos doctores, en su vida y en sus obras, hasta Accursio y la escuela de la «Glosa», y después, a medida que el número de maestros aumenta, los trata por grupos o tendencias. Es una reseña imponente de juristas que empieza por Irnerio, culmina en Accursio, pasa por Bartolo y Baldo y, cabe decir, termina con Giasone del Maino, cuando al afirmarse el espíritu humanista y, en parte, por efecto de la invención de la imprenta, se ve surgir una nueva escuela en la que la filología y el amor al texto se acoplan con la exposición y el comenta­rio del Derecho.

A. Amorth