Historia Crítica (Civil y Eclesiástica) de Cataluña, Antoni de Bofarull i Broca

Antoni de Bofarull i Broca (1821-1892). Perteneciente a la segunda generación de historiógrafos de la Renaixenga, a los que preside la fi­gura suprema de Milá i Fontanals, Antoni de Bofarull intentó recoger en un gran es­fuerzo de síntesis todo el caudal de inves­tigaciones que sobre historia de Cataluña se había ido acumulando desde la publi­cación de los Anales de Cataluña de Feliu de la Penya (1709), por obra de tres gene­raciones de eruditos que van desde los her­manos Finestres y Jaume Caresmar hasta Prosper de Bofarull y Pau Piferrer, completándolo con investigaciones propias es­pecialmente en el Archivo de la Corona de Aragón, en el que estuvo destinado durante cuarenta y seis años. No hacía mucho que Víctor Balaguer había publicado su Historia de Cataluña (1860-1863), la primera que aparecía con carácter de historia general desde los Anales antes mencionados, pero su falta de espíritu crítico y su concepto ultrarromántico de la manera de escribir historia representaron un acicate más para los propósitos de Antoni de Bofarull. En­tre 1876 y 1878 publicó éste su Historia en nueve tomos que se convierte muy a menu­do en una diatriba contra las ligerezas y fantasías de Balaguer, y que a pesar del lenguaje inadecuado, confuso y nada ele­gante que muchas veces emplea, constituye un hito importante en la serie de las mo­dernas historias generales de Cataluña. Al­canza hasta la invasión napoleónica y de­dica gran espacio al estudio de las institu­ciones, las costumbres y la cultura, lo que en su tiempo representó un evidente pro­greso. De hecho, la Historia de Bofarull vino a ser, plinto con la que Auléstia publi­có en catalán en 1887-1889, el único recur­so de los interesados en poseer una visión general algo detallada de la historia cata­lana, hasta la aparición en 1909 de la nue­va síntesis de Carreras i Candi, contenida en el primer tomo de su Geografía General de Catalunya.

M. Coll y Alentorn