Headiong Hall, Thomas Love Peacock

Obra del escritor in­glés Thomas Love Peacock (1785-1866), pu­blicada en 1816. Como en las restantes narraciones de este autor, la trama no tiene importancia: son los discursos entre trago y trago, los bailes y las aventuras in­significantes de un grupo de personas que se han reunido para matar el tiem­po con distracciones. No hay argumen­to, por lo tanto, sino simples incidentes. Es un divertido esbozo de figuras que viven una vida efímera y burlesca, bajo los ojos del autor, que los observa irónicamente y es el primero en divertirse con las agra­dables minucias que va inventando. Los personajes son graciosas personificaciones de actitudes del espíritu: Foster el optimista, Escot el pesimista, Jenkinson el conservador, Gaster (como su nombre indica) el glotón, etc. Como verdadero excéntrico, en una época en que lo que gustaba eran las no­velas en tres tomos, Peacock publicaba obras brevísimas, como ésta, y completa­mente carentes de argumento novelesco, pero llenas de vida, felices de dicción, há­biles y humorísticas, que son una pura delicia. Se ha dicho de Peacock, por su gra­cia chispeante y jocosa y por su intención satírica, que fue un volteriano. Pero no hay en él, a pesar de la lucidez de su vi­sión, la cristalina agudeza del maestro. Los versos que se entreveran con la prosa en esta narración, están llenos de una gracia ligera qué a veces cede el lugar a notas de auténtica emoción.

A. Camerino