Granida, Pieter Cornelisz Hooft

Drama pastoral del holandés Pieter Cornelisz Hooft (1581-1647), escrito en 1605. El drama, que en el primer acto recuerda el Pastor Fido (v.) de Giambattista Guarini, narra la historia amorosa de la princesa Granida y del pastor Daifilo.

En una cacería, Granida se extravía y llega a un lugar donde dos jóvenes pastores, Dai­filo y Dorilea, cambian dulces palabras de amor. El pastor da de beber a la princesa, que queda impresionada por su amabili­dad, pero tampoco el joven consigue olvidarse de Granida. Vanamente Dorilea in­tenta retenerle; el pastor parte para buscar un empleo en la Corte. Allí entra al ser­vicio de Tisiphernes, uno de los pretendien­tes de la princesa, a la que lleva los men­sajes de amor de su amo. Pero otro pre­tendiente se presenta, el príncipe Ostrobas, que quiere batirse en duelo con Tisipher­nes. Daifilo, revelando por qué razón ha ve­nido a la Corte, ruega a Tisiphernes que le permita luchar contra Ostrobas y, en efecto, logra matarle. Por la noche, mien­tras pasea suspirando bajo las ventanas de la princesa, ésta le manda llamar y, revelándole su amor, le suplica que huya con ella para vivir los dos juntos la dulce vida de los pastores. Entretanto, Artabanus, al que se había aparecido el espíritu del ami­go Ostrobas, incitándole a la venganza, manda capturar a los dos y quiere matar a Daifilo. Pero sus planes son destruidos por la pronta intervención del generoso Tisiphernes, quien, aunque apenado porque la princesa no le corresponde, se ha emo­cionado ante su gran amor. Desea que Dai­filo tome su cargo en la Corte y ruega al rey que le reconozca como yerno. La sen­cilla intriga ha sido dramatizada hábilmen­te por Hooft según las reglas del drama pastoral italiano y francés.

H. Henny